El gobernador Gustavo Bordet concluye su primer año de mandato sin poder consolidarse como el conductor político del peronismo entrerriano. A diferencia de su antecesor, Sergio Urribarri, que construyó su capital político propio a partir de su estrecho vínculo con la ex presidenta Cristina Fernández, a Bordet le tocó un escenario más complicado. Con un gobierno nacional de otro signo, el nuevo parámetro de acción política pasó a ser la gobernabilidad de una provincia que, para más complicaciones, recibió en una situación económica y financiera muy complicada.

En ese escenario, el fuerte auxilio del gobierno nacional de Mauricio Macri fue vital para el primer tramo del gobierno de Bordet. Y el entrerriano supo devolver ese gesto al comportarse como uno de los mandatarios justicialistas que más respondió a los pedidos de la Nación para negociar en el Congreso –donde el oficialismo no tiene mayoría- asuntos controvertidos en el peronismo, como el debate por Ganancias, la reforma electoral, la ley de blanqueo, el Presupuesto, el acuerdo con los fondos buitre.

En ese juego, Bordet se encontró este año con problemas para conducir a los cinco diputados nacionales de su provincia pertenecientes a su mismo espacio político.

En el marco de la interna peronista, que se abrió tras la derrota electoral que condujo en 2015 Cristina Fernández, los diputados Julio Solanas, Juan Manuel Huss, Jorge Barreto, Carolina Gaillard y Lautaro Gervasoni optaron por seguir respondiendo a la ex presidenta, alineados con su bloque y fuera de la conducción política del Gobernador, que en los códigos tradicionales del peronismo es quien manda en cada territorio.

Consecuencia: le quitaron a Bordet poder de negociación con Macri.
En 2016 el mandatario peronista tuvo más puntos de coincidencia con los diputados nacionales por Entre Ríos de Cambiemos que con los propios del FpV.
Amague
Pero a mitad de año hubo un momento en que Gaillard y Gervasoni votaron diferente, y accedieron al pedido de Bordet para aprobar la ley de blanqueo y el Presupuesto. Esa nueva posición de los dos jóvenes diputados los alejó objetivamente del kirchnerismo más duro.
Agrandar imagen
Sin embargo, en el acto que el 6 de diciembre encabezó en Paraná el diputado Máximo Kirchner los cinco diputados dieron el presente y se ubicaron en la primera fila para la foto junto al hijo de Néstor y Cristina.
Agrandar imagen
Pero la zigzagueante posición en el Congreso no pasó desapercibida para algunos militantes que en el acto pidieron a gritos que “bajen” del palco a “la traidora” que le había votado el Presupuesto a Macri, a pedido del gobernador Gustavo Bordet. Se referían a Gaillard. Curiosamente, nadie tachó del mismo modo a Gervasoni, que había votado en el mismo sentido y estaba parado a su lado, sin darse por aludido.

Ahora, en el último gran debate parlamentario del año, durante los debates por las modificaciones al impuesto a las Ganancias, los cinco diputados entrerrianos del FpV volvieron a votar del mismo modo y a desairar a Bordet.
Lo hicieron dos veces. La primera, acompañando con toda la oposición –entre la que se contó también a la diputada Cristina Cremer de Busti, del massismo- un proyecto que, según afirmó el propio Gobernador, para Entre Ríos suponía un desfinanciamiento de 2.856 millones de pesos.

La segunda, no votando (se retiraron del recinto) el proyecto de Ganancias que surgió del acuerdo entre el Gobierno, la CGT y los gobernadores y que había sido votado por el Senado, incluido los dos representantes entrerrianos por el FpV, Pedro Guastavino y Sigrid Kunath.
Hijos políticos
El primer quiebre explícito entre Bordet y sus diputados se produjo a principios de año, por el mes de marzo, cuando el mandatario fue criticado desde el ala más kirchnerista del peronismo por ir en contra de la posición política que adoptó el Frente para la Victoria en la discusión parlamentaria del acuerdo que alcanzó Macri con los holdouts.

El contraste entre la posición del Gobernador y la de los legisladores nacionales de su provincia y su partido fue explícito y el reto público del mandatario será recordado por muchos años: “No es una estudiantina donde nosotros alegremente planteamos patria o buitre”, le dijo Bordet a los diputados entrerrianos del FpV.
Agrandar imagen
Los cinco diputados nacionales fueron puestos allí por decisión de Urribarri, quien desde 2011 armó las listas de candidatos del PJ ejerciendo una fuerte conducción política hacia adentro del partido que ningún dirigente se atrevió a cuestionar.

Salvo Julio Solanas, que ostenta peso político propio, y en cierto sentido Juan Manuel Huss que vino apadrinado por La Cámpora, los otros tres diputados, Carolina Gaillard, Lautaro Gervasoni y Jorge Barreto difícilmente hubieran llegado al Congreso si no fuera por el dedo de Urribarri. Son de algún modo hijos políticos del ex mandatario. Y son relativamente jóvenes, tanto como para que la palabra “estudiantina” suene acertada en la crítica de Bordet.

No obstante, los cinco diputados kirchnristas quedarían luego en posición adelantada cuando el propio Urribarri terminó avalando el acuerdo con los fondos buitre y posteriormente los senadores Guastavino (el primer kirchneristas de Entre Ríos) y Kunath (posiblemente la legisladora más cercana a Urribarri), se alinearon con Bordet y votaron el acuerdo que la “derecha” había cerrado para que el país pudiera definitivamente salir del default y, con ello, Bordet pudiera aspirar a tomar deuda a tasas razonables para intentar desde el gobierno hacer algo más que acomodar una herencia de números complicados.
Leal
La semana pasada, Gaillard tuvo hacia su mentor un gesto de agradecimiento cuando, en absoluta soledad, dijo que el presidente Macri “subestimó al pueblo entrerriano” en su última visita a Entre Ríos, al referirse a “promesas incumplidas los últimos años”. Para la diputada, “es innegable el legado positivo que dejó Urribarri en materia de obras públicas e infraestructura en nuestra provincia”.

“Es indiscutible el crecimiento y el desarrollo productivo, urbanístico, vial, y de infraestructura en general que tuvo nuestra provincia durante la gestión de Urribarri y que hoy continúa el gobernador Gustavo Bordet”, expresó. Y agregó: “Negar eso, con el agravante de hacerlo mientras se inaugura precisamente una obra iniciada por la gestión de Sergio Urribarri me parece de un cinismo repudiable”, afirmó la legisladora, con un discurso que nadie más repitió en la provincia. Ni siquiera sus cuatro compañeros de “estudiantina”.
Fuente: Página Política - El Diario

Claves

Interna PJ Congreso Bordet

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles