Este lunes circuló entre la dirigencia de Cambiemos una nota de Clarín que, en pocas palabras, afirmaba que el ministro del Interior Rogelio Frigerio quería evitar la interna de Cambiemos en Entre Ríos con el impulso a una fórmula integrada por el intendente de Chajarí, Pedro Galimberti (UCR) y el de Basavilbaso, Gustavo Hein (PRO).

El diario oficialista afirmaba que Frigerio operaría para que se baje Atilio Benedetti y que la candidatura a gobernador por la lista única fuera ocupada por uno de los tres radicales que se vienen mencionando como alternativa: Galimberti, el diputado nacional Jorge Lacoste y el intendente de Crespo, Darío Schneider, a quien desde Buenos Aires presentaba como un “tapado”. Galimberti sería el elegido por medir mejor.

La versión perdió fuerza al día siguiente, cuando de regreso de sus vacaciones, Frigerio eligió mostrarse con Benedetti. No le pidió que se baje, pero tampoco le dio su apoyo.
Frigerio recibió a Benedetti, pero mantiene su indefinición Redacción de Página Política 22 Ene, 2019
Apartado de estas especulaciones, Galimberti cree que el escenario interno está aún lejos de definirse. Entiende que ninguno de los tres espacios que disputan la gobernación de Cambiemos (el suyo, el de Benedetti y el de Lacoste) tiene la fuerza suficiente como para ordenar a los otros dos.

Y observa que, por ahora, la dirigencia de PRO no da indicios claros de lo que va a hacer. Que Frigerio podría, incluso, hacer todo lo contrario a lo que publicó Clarín.
Armado
El intendente de Chajarí está ocupado por estos días en el armado electoral. En su entorno afirman que ya tiene cinco departamentos cerrados. No quieren decir cuáles son para no poner en peligro los preacuerdos, pero deslizan que se ubican por el norte y la costa del Uruguay.

Galimberti asume, como todos, que el apoyo de los intendentes es importante, pero no lo entiende excluyente. Por eso pone especial energía en los armados de las ciudades donde Cambiemos no es gobierno.

Como otros radicales, cree que unas PASO en el orden provincial serían buenas para la consolidación del frente de cara a las elecciones generales de junio. Pero entiende que desataría la interna en muchas intendencias, porque potenciaría la aparición de candidatos donde no los hay y, con ello, complicaría los armados de los intendentes que buscan su reelección.

De los candidatos de Cambiemos, Galimberti parece el más relajado. Transmite una clara vocación de poder, pero no muestra apuro ni se desespera por una bendición. Tiene tiempo. Es más joven que Benedetti y Lacoste y su alta imagen positiva en Chajarí le pronostica, si quisiera, una casi segura reelección. Aunque no termine siendo candidato a gobernador, toda esta movida le viene muy bien para instalarse en la primera línea de la dirigencia provincial, con vista a 2023.

Pero relajado no significa pasivo. Galimberti hace por estos días todo lo que debe hacer un candidato. Si la bendición llega, estará preparado.
Fuente: Página Política

Claves

Interna Cambiemos Cambiemos Galimberti Frigerio Benedetti Lacoste

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles