Las complicaciones judiciales de José Allende empiezan a respirar tranquilidad. El hombre que ocupó 20 años una banca en la Cámara de Diputados se despojará de una parte de su voluptuoso patrimonio para evitar una condena que lo lleve a la Unidad Penal, hecho que sólo conoció Félix Abelardo Pacayut en los últimos días de su vida tras una década de proceso penal.

El hombre fuerte de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) está encartado en una causa por enriquecimiento ilícito, la cual había hecho mucho más ruido por el silencio del Poder Judicial en todos estos años que pasaron desde el inicio de la pesquisa que el patrimonio en sí. Ambas cosas constituyen el elemento principal del descrédito que tienen ambas instituciones en los trabajos de opinión pública.

Finalmente su principal causa tiene un final acordado. Según reconstruyó Página Judicial, el nogoyense reconocerá el delito, entregará propiedades y otros bienes. El inmueble ubicado en la destacadísima zona del Parque Urquiza ya está desalojada. El acuerdo implica firmar una condena en juicio abreviado que, en este caso, lo exceptuará de la prisión efectiva.

Es el segundo intento que el dirigente justicialista busca para encontrarle una salida a esta situación judicial. La primera había sido en un escenario que se enrareció por cruces entre abogados a través de la prensa, lo que hizo que en la Procuración General se negara que hubiese en trámite un acuerdo judicial que incluía, aparte de la entrega de bienes, abandonar su banca. Ese hecho, ocurrido en enero de 2017, quedó en la nada. Cargan la culpa en el abogado defensor, Marcos Rodríguez Allende, de haber filtrado la hazaña. Se supo que ningún fiscal estaba entusiasmado con firmar ese acuerdo por el escrache periodístico. Excepto este sitio, el tema perdió fuerza en la agenda los últimos años.

Pasaron dos años y Allende acopió otros episodios que terminaron en la Justicia. Mientras tanto lo único que sucedía era el abono a versiones de connivencia entre el diputado y “alguien importante” del Poder Judicial por el cuál no se lo investigaba. Los dardos apuntaban al procurador Jorge García, quien se encargó finalmente del tema.

A los dos años Allende sorprendió con unas declaraciones. El 24 de enero de 2017 dijo que no le interesaba seguir en la Cámara de Diputados. Luego de 20 años se quedaría sin la protección de los fueros, que en algunas oportunidades se solicitó que se los saquen. Hay que decir que Allende jamás se negó a presentarse en sede judicial. No lo hacía porque simplemente no lo convocaban. Presentó, oportunamente, descargos a través de su abogado.

Ya sin fueros, porque no fue reelegido legislador el año pasado, se presentará en los tribunales para firmar el fin de la historia.

¿Se ratificará lo que se intentó hace un par de años?
Fuente: Página Política

Claves

Corrupción Allende

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles