Juan José Bahillo organiza un organismo que será más importante de lo que él mismo pensaba cuando asumió el Ministerio de la Producción. Llamado ahora, en rigor, de Producción, Turismo y Desarrollo.

El dirigente de Gualeguaychú tiene a su cargo seis secretarías con sus respectivas direcciones. La idea es hurgar en la capacidad humana con la que ya cuenta el Estado. Sería un mensaje a la austeridad.

Deberá lidiar , en clave política , con el sector más dinámico de la economía y a la vez más confrontativo en la provincia: el agro. A la nueva gestión de Producción se sumaron Miguel Ruberto y Carlos “Toto” Damonte. Ambos son periodistas especializados en el ámbito de lo que sintetizaría como “el campo”. Ruberto es el editor de la conocida productora Campo en Acción; mientras que Damonte es el jefe de Redacción del Diario Uno. Enrolados en el peronismo, en el caso de Ruberto con pretensiones electorales que finalmente no se concretaron; los periodistas acompañarán a Bahillo desde un área ligada a la comunicación, que hoy ocupa buena parte del accionar político. Ruberto y Damonte ya habían trabajado en esas oficinas. Sus condiciones, seguramente, excederán lo meramente comunicacional.

Bahillo inició la construcción de su equipo ocupando los primeros casilleros con cuadros técnicos. En esta última etapa el turno es para la política a la que el gualeguaychuense ve en la juventud un buen canal para desarrollarla. La última incorporación fue la de Emiliano Gómez Tutau al frente de la Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial de la Nación. Lugar que el joven dirigente supo ostentar durante el segundo gobierno de Cristina Kirchner. Se trata de un cargo nacional pero que fue acordado con la gestión provincial. Gómez Tutau está relacionado con la dirigencia nacional a través del Movimiento Evita. De contacto permanente con Emilio Pérsico, a cargo de la poderosa Secretaría de la Economía Popular en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, articulará con Bahillo y volverá a tomar las riendas del Evita en Entre Ríos, espacio que dejó de conducir cuando se sumó al Poder Ejecutivo para colaborar con Edgardo Kueider en la Secretaría General de la Gobernación.

La economía popular aparece con asiduidad en el discurso de Alberto Fernández. Su mensaje en el acto en Ferro donde se constituyó la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) es una señal para entender desde qué plataforma conceptual se está pensando el desarrollo y el destino de los recursos para la producción. Se recomienda el libro La nueva columna vertebral, del periodista Agustín Álvarez Rey, donde se analiza el ascenso de las organizaciones sociales y su injerencia en el PBI.

La otra incorporación es la de Pedro Gebhart, quien se desempeñó en la Subsecretaría de Desarrollo Emprendedor, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social. Tributará, desde un área similar, en el plantea Bahillo.

Gebhart se sumó a la gestión pública en años de Roberto Schunk, el último ministro de la Producción. En el plano de la política integró el Frente Juvenil Peronista (Frejupe).

Bahillo seguirá completando los casilleros que le otorgó Gustavo Bordet.
Fuente: Página Política

Claves

Lo que viene Bahillo

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles