En el oficialismo repiten hasta el cansancio que el 10 de junio es el día en que recién se empezará a evaluar el escenario nacional. Es una verdad a medias. La realidad empuja, inexorablemente, a repensar diariamente la política en términos estratégicos.

En Casa de Gobierno se esperanzan con superar los 60 puntos en la elección para ratificar a Gustavo Bordet al frente del Poder Ejecutivo. Algunas encuestas están mostrando esos posibles guarismos. Con esos números, el Gobernador quedaría en un lugar de fortaleza para negociar las listas de legisladores nacionales. En caso de quedarse en la Alternativa Federal, tendría las manos libres para hacer y deshacer a su antojo, según la promesa anunciada este martes por los cuatro gerentes de la escudería.
Si va con Alternativa Federal, Bordet pone los diputados y senadores Redacción de Página Política 28 May, 2019
Antes que los nombres de las listas de diputados y senadores, el mandatario debe decidir en qué campamento peronista se ubicará. No adelantará una posición antes de las elecciones provinciales, pero hay indicios que permiten advertir el camino que tomará.

Los comportamientos en la Alternativa Federal, a la que pertenece, lo disgustaron. La mayoría de los referentes provinciales esperaba que Juan Schiaretti los convocara en carácter de líder de la liga de gobernadores para empezar a amalgamar la propuesta del peronismo no K. Pero el cordobés no solo dijo no ser el “el macho alfa” del espacio, sino que simpatizó con Margarita Stolbizer y Miguel Lifschitz. A eso le sumo una foto fundido en un abrazo con Mauricio Macri. Éste último gesto fue consecuencia del huracán que generó la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kirchner que precipitó la descomposición de la Alternativa. Roberto Lavagna terminó pegando el portazo.

La elección de Fernández como el candidato para la primera magistratura condiciona a la tercera vía y promete oxigenación, a futuro, en las negociaciones entre los mandatarios. En la Casa Gris saludaron la fórmula como un reconocimiento al ex jefe de gabinete, el principal facilitador de los acuerdos para integrar el kirchnerismo en el frente Creer. Las presiones del sector más duro del cristinismo nacional, que se agazapó detrás de la figura de Julio Solanas en las tensas semanas de febrero, fueron morigeradas por Alberto.

Más allá del camino por el que opte, Bordet se sentará a la mesa nacional con un respaldo voluptuoso que le dejarán las urnas una semana antes. Eso le permitirá anotar en un papel a dirigentes que le generen confianza. Dejará, seguramente, algún casillero vacío para acordar en Buenos Aires. El Gobernador ya padeció no tener representantes que no le respondan en el Congreso. A duras penas debió negociar con la administración nacional los dos primeros años para monedear los presupuestos.

El 10 de diciembre el escenario será similar al de 2015, cuando asumió la actual gestión. No habrá mayorías parlamentarias y el gobierno nacional y las gobernaciones se necesitarán mutuamente. Se acrecienta la idea de ir cerrando la grieta.
Fuente: Página Política

Claves

Lo que viene Bordet

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles