Cuando el gobernador Gustavo Bordet complete su mandato en 2023, la provincia de Entre Ríos habrá cumplido 20 años consecutivos de ser gobernada por el peronismo. Sin embargo, en este distrito viene ganando Cambiemos en cada elección nacional, desde que la alianza de radicales y macristas se conformó en marzo de 2015.

Mauricio Macri viene ganando en Entre Ríos. Ganó las PASO de agosto, después las generales de octubre y finalmente el balotaje de noviembre de 2015. Bordet llegó a la gobernación en la elección simultánea de octubre gracias a que Macri eligió un candidato para la provincia que no convenció a la mayoría de los entrerrianos. Aun así, Alfredo de Angeli estuvo a sólo 22 mil votos de ser gobernador.
Agrandar imagen
Macri, o mejor dicho Cambiemos, ganó también en Entre Ríos y por mucho más margen (15 puntos de diferencia) en la elección intermedia de 2017, cuando se renovaron la mitad de los diputados nacionales por Entre Ríos. La provincia ratificó ese año su identidad macrista, a pesar de estar gobernada por un peronista.

A consecuencia de su fracaso económico (que se venía sintiendo en el bolsillo del electorado desde abril de 2018), Macri sólo acumulaba derrotas en las elecciones anticipadas de las provincias que se daban --entre primarias y generales-- casi todos los domingos de 2019. La de Entre Ríos marcó, incluso, un record electoral a favor del peronismo: ayudado por el contexto y por la reunificación peronista, Bordet obtuvo su reelección el 9 de junio con el 57,4% de los votos. Le sacó 22 puntos de diferencia a Cambiemos.

Las PASO presidenciales del 11 de agosto de 2019 aportaron coherencia en el resultado electoral de Entre Ríos: en su peor momento, Macri perdió en la provincia. Se interrumpió una tendencia que llevaba cuatro años. La provincia dejó de estar pintada de amarillo en el mapa electoral nacional.
Agrandar imagen
En Entre Ríos, el Frente de Todos juntó para la categoría de Presidente y Vice 377.861 votos. En segundo lugar, Juntos por el Cambio sacó 300.095 votos. La diferencia entre ambos fue de 77.766 votos a favor de la fórmula Alberto Fernández - Cristina Fernández.
Voto compartido
Los entrerrianos votaron cuatro veces en 2019. En las primarias provinciales de abril, el peronismo obtuvo una ventaja de 25 puntos sobre Cambiemos. En las generales provinciales de junio esa diferencia fue de 22 puntos.

En las primarias nacionales del 11 de agosto, la diferencia se redujo a menos de la mitad: el peronismo le sacó casi 10 puntos a Juntos por el Cambio (así se rebautizó electoralmente Cambiemos). Y en las elecciones generales de octubre, la alianza de macristas y radicales dio vuelta el resultado y dejó al peronismo abajo en Entre Ríos. Aunque por una diferencia exigua, de 908 votos, la provincia volvió a pintarse de amarillo en el mapa electoral nacional.

Se ratificó en octubre lo que ocurrió en 2015, cuando Bordet llega al poder en una elección general (nacionales y provinciales juntas) en la que había ganado Macri en la provincia, con una deferencia de 1.035 votos sobre Daniel Scioli.

En 2015, Macri era lo nuevo, la promesa de cambio ante el agotamiento social con los 12 años de kirchnerismo. Pero cuatro años después, Macri volvió a ganar por la misma diferencia en medio de una crisis fenomenal, con absolutamente todos los indicadores económicos en contra. El voto no fue tanto a favor de Macri como contra lo que, desde Cambiemos, se identificó como el “regreso del kirchnerismo”, o más precisamente de Cristina.
Agrandar imagen
El triunfo no sólo tuvo el efecto más que nada simbólico (por la poca diferencia de votos) de una provincia que volvía a pintarse de amarillo. Hubo una consecuencia bien práctica en el plano legislativo: el peronismo entrerriano perdió un senador nacional. La banca que, de acuerdo con el resultado de las PASO del 11 de agosto debía ser para la camporista Stefanía Cora, terminó siendo ocupada por la radical Stella Olalla, enrolada además en el sector interno de la UCR que más acuerdos había hecho con el macrismo.

Con el diario del lunes, se puede ponderar el tiempismo de Bordet. Acertó con el desdoblamiento electoral (que Cambiemos le votó en la Legislatura) y no pagó ningún costo por haberse aliado al kirchnerismo. Evidentemente, en el 57,4% con el que fue reelecto en junio hay votos que en octubre fueron para Macri y que no rechazaron la reunificación peronista en la provincia, quizá porque Sergio Urribarri no fue candidato. He aquí otro acierto de Bordet: en febrero de 2019, cuando se armaron las listas de la reunificación peronista en Entre Ríos, sólo aceptó candidatos kirchneristas de ficha limpia.
Agrandar imagen
Fuente: Página Política

Claves

A un año de las PASO presidenciales Macri Fernández Bordet

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles