Rogelio Frigerio cerró este jueves un debate entrerriano en torno al proceso electoral. Cuando se discutió el desdoblamiento, debate que no fue para tanto, el tema era a quién convenía. El otro objetivo era sepultar la reforma política para que las diferentes cooperativas políticas mantengan sus privilegios. Un repaso por la conformación de las listas de todas las fuerzas confirmaría esta hipótesis. Se repiten nombres, no hay equidad de género y continúa la discrecionalidad en el pegado. Los cuartos oscuros estarán repletos de boletas, otra vez, ante una sociedad desinformada.

La discusión del adelantamiento de las elecciones fue en un marco que entrelazó el comienzo de la debacle del gobierno nacional con la primera corrida cambiaria profunda y la desorientación peronista por falta de una referencia nacional. La dispersión pejotista y el tobogán por el que empezaría a descender Mauricio Macri hizo que la potestad del Gobernador para fijar la fecha de los comicios se apruebe sin sobresaltos y a conveniencias de todas las partes.

Los dichos del ministro del Interior convocando a discutir la provincia y dejar el debate nacional para agosto revelan algunas cuestiones. El desastre de la administración nacional obligó al jefe de Cambiemos en Entre Ríos, que vive en Buenos Aires, a intentar desacoplar la discusión nacional de la provincial. Y al oficialismo a encontrar en el gobierno central el centro de gravitación de la campaña. Pese a la crisis, en Entre Ríos el barco está a flote. Ese sería el resumen de la narrativa proselitista de Bordet. Enfrente, está claro, a insistir con los 16 años ininterrumpidos del peronismo y la corrupción. Cuando llegó la primera propuesta de gestión de Atilio Benedetti, la de bajar 10 por ciento el costo de la energía, se dio de bruces con los incrementos anunciados de servicios públicos.

El peronismo alternativo tenía entonces dos referencias: Juan Manuel Urtubey y Sergio Massa, dos dirigentes que están en los primeros lugares de propuestas electorales peronistas si se cuenta de abajo para arriba. El kirchnerismo es Cristina Kirchner. La estabilidad de la ex presidenta ante su nucleo duro y el estancamiento del peronismo alternativo le dieron valor a la consigna unidad. Un poco eso explica el acuerdo provincial con l incorporación de kirchneristas a la lista de diputados.

El efecto Roberto Lavagna vuelve a reformular el escenario. Su figura, todavía no impacta en las encuestas pero si en los dibujos electorales. Bordet sentó su posición. Entre la ex presidenta y el economista, se inclina por el segundo, “claramente”. Así lo expresó en una entrevista el fin de semana pasado en La Nación.

En Cambiemos no hay alternativas. Pasada las elecciones provinciales deberán ponerse a trabajar por la figura de Macri. Por lo menos en el PRO.
Fuente: Página Política

Claves

Elecciones 2019 desdoblamiento

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles