La sorpresa del cierre de lista fue la elección de Edgardo Kueider para encabezar la más expectante candidatura, que es la de senador en primer término. ¿En una quiniela quién hubiese echado a rodar el nombre del secretario General de la Gobernación? Miente el que se jacte de que había intuido algo.

Kueider no es, hoy, el referente de un espacio o una corriente interna. Es Gustavo Bordet. Es el hombre que administró las cooperativas políticas que conviven alrededor de la Plaza Mansilla y que seguramente algunos de sus representantes deben estar sacando número para ocupar el espacio que deja el candidato a senador en un escenario inquietante en el que no hay reelección para el gobernante. Quién asumirá ese rol, con despacho en la Casa Gris, es el otro gran acertijo que promete el palacio.

La flamante postulación al Senado deja lecturas. La primera es que el Gobernador decidió jugar su principal carta política en un escenario nacional. Viene de ganar las elecciones con el 57 por ciento. Entre Ríos, como la mayoría de las provincias, es superavitaria por decisión de la Corte Suprema que les devolvió el 15 por ciento de la coparticipación. ¿Por qué Bordet pone en juego su capital en función de un proceso electoral con final incierto? Es el único mandatario de la Región Centro, integrante de la ex Alternativa Federal, que no miró para el costado. Con sus votos del domingo se tomó un café con los tres referentes más importantes del Frente con Todos: Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa.

La postulación de Kueider es la continuidad de esa serie de comportamientos. Bordet está en la mesa nacional del justicialismo, ahora tendrá a su principal articulador en el Senado, donde se discuten las cuestiones para las provincias. Fue el que negoció con Fernández en febrero las listas provinciales y sumó a los 11 partidos al frente Creer. Kueider fue para Bordet lo que Fernández para Cristina. De operador pasó a ser su candidato.

Al secretario General de la Gobernación lo acompaña Stefanía Cora. La concejal de La Cámpora hizo un recorrido similar a su par Juan Manuel Huss. Del Concejo Deliberante pasó sin escalas a integrar una lista para el Congreso en un lugar expectante. Su nombre es un requerimiento de la propia ex presidenta. Kueider tiene 46 años y Cora 29. Quizás sea una expresión de lo que viene.

La lista de diputados no expresa la renovación. Marcelo Cassaretto y Blanca Osuna tiene sus inicios hace décadas. Fueron parte de las administraciones de Jorge Busti y Sergio Urribarri. El contador encabeza la lista por decisión de Bordet. Este sábado, al cierre, se atribuía a esa elección su perfil económico y locuaz para una campaña que tendrá a la economía en el centro de la escena. La de Osuna a un pedido explícito de la ex mandataria.

Las cabezas de las listas quedaron en manos del Gobernador. En una de ellas impuso su K.
Fuente: Página Política

Claves

Lo que viene Bordet Kueider

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles