El testimonio de Dolores Etchevehere; su denuncia por violencia de género; el tono con que se han mostrado los hermanos en redes y medios de comunicación terminaron por despejar las dudas.

En un primer momento se plantearon respecto de un conflicto difícil de percibir más allá de la disputa por un patrimonio abultado pero con el correr de los días las organizaciones feministas fijaron posición.
Cuerpos y tierra
“Ni la tierra ni las mujeres somos territorio de violencia machista”, tituló su documento la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans de Paraná que expresó su apoyo y solidaridad “con Dolores Etchevehere y compañeres del Proyecto Artigas quienes sostienen el ejercicio de derechos de nuestra comunidad sobre la tierra y los modos de producción”.

“Repudiamos a los varones de la familia Etchevehere que han hecho funcionar rápidamente sus pactos de alianza para recurrir al amedrentamiento, la extorsión y la amenaza convocando a violentos representantes de sectores concentrados del agronegocio, como la FAA y la SRA que se encuentran afincados en las inmediaciones de la Estancia Casa Nueva manifestándose con un alto contenido agresivo en sus discursos discriminatorios, clasistas y misóginos”, definen.

Recuerdan que “el ex ministro de agroindustria del gobierno macrista Luis Miguel Etchevehere junto a sus hermanos tienen causas abiertas por múltiples delitos de evasión fiscal, trabajo esclavo contra los hermanos Cornejo y el vaciamiento de El Diario que dejó a 80 familias sin trabajo y la apropiación ilegal de tierras, por nombrar algunas de las de público conocimiento”.

“Ante las presiones de estos hermanos que representan un modo de producción capitalista, de expulsión de toda forma de vida, de acumulación de la riqueza, que violenta a la tierra como a las mujeres, defendemos a una mujer que está siendo presionada desde todos los poderes por denunciar a su familia que ha ejercido las múltiples violencias de su clase: el apoderamiento ilegítimo de tierras, monocultivo y envenenamiento de los suelos y trabajo esclavo”, dijo la asamblea que emparentó la situación de Dolores con “la de la mayoría de las mujeres rurales dependiendo de su clase económica, porque este sistema patriarcal mediante su trama invisible acostumbra a legitimar la expropiación a las hijas mujeres de la distribución de bienes. Si la extorsión no se consigue en el seno de la familia, lo hace la justicia. Si el sistema judicial no lo consigue, lo hace el poder mediático. Si los medios no lo consiguen, lo hacen por la fuerza”.

Acompañaron además la decisión de “restituir las 70 hectáreas que pertenecían a la Escuela Agrotécnica N° 151 El Quebracho y ceder parte de su propiedad al Proyecto Artigas, lo que resulta una reparación histórica para La Paz y Entre Ríos con la inclusión de trabajadores de la tierra en cooperativas de trabajo, la producción sustentable y agroecológica, la participación de las mujeres y disidencias y el protagonismo de jóvenes como así también la comunidad en su conjunto en un camino para garantizar la soberanía alimentaria”.

La Asamblea exigió “que se retiren de forma inmediata los violentos que se encuentran en las inmediaciones de la Estancia Casa Nueva y exigimos al Ministerio Publico Fiscal que investigue las amenazas contra Dolores y la violencia económica, patrimonial y simbólica que denunció oportunamente. Solicitamos que rápidamente se conforme una comisión bicameral que investigue la sesión de tierras del ex frigorífico de Santa Elena a esta sociedad anónima”.

“Nos solidarizamos también con las compañeras periodistas que han sido maltratadas y cosificadas en las entrevistas mediáticas por los violentos de siempre que se piensan dueños de todo”, manifestaron y concluyeron que “el convencimiento de que lo que Dolores y el Proyecto Artigas nos ofrecen es una oportunidad de poner en debate las posibilidades de construir comunitariamente la soberanía territorial y avanzar hacia la soberanía de nuestros cuerpos”.
Gaillard, Osuna, Barrancos
Mujeres en Red, organización que integran dirigentes y legisladoras nacionales como las entrerrianas Carolina Gaillard y Blanca Osuna, titularon “Nuestros dolores” el texto que difundieron este domingo.

“Dolores es para Mujeres en Red una portadora del emblema emancipatorio de los feminismos que aran en tierra fértil, que trasuntan la vocación de poder ser, de estar vivas, de poder existir como personas, en igualdad de derechos. Porque si se hubiera cumplido con el inciso 4 de la Ley 26485 de Violencia Económica y Patrimonial, su lucha jamás se habría resuelto sólo como un litigio tribunalicio individual”, manifestaron quienes que “el devenir emancipatorio de los feminismos atraviesa también el núcleo mismo de quienes han tomado y ocupado el poder real en la Argentina: las familias poderosas en patrimonio y en influencia en nuestro país. Las mujeres que lograron trascender el portón del mausoleo familiar. Estando vivas, y aun en pleno uso de sus facultades supieron esgrimir sus derechos en el marco de demandas colectivas”.

“Nos conmueve la actitud de Dolores, por esto la acompañamos. Nos alcanza que ella sepa, que millones de oídos, de miradas, de lágrimas, están puestas en que su justa causa sea reconocida. Nuestro apoyo es una gota más en el aguacero que la baña”, expresaron Dora Barrancos, Mara Brawer, Gabriela Carpineti, Estela Diaz, Gaillard, Osuna, Nilda Garré, Mercedes Marco del Pont, Victoria Montenegro, María Seoane, Patricia Vaca Narvaja, entre otras.
Medios y patriarcado
“No es la hermana de... es Dolores Etchevehere. Quien hizo una grave denuncia de haber sido estafada por su familia. La que dice se encontró con un vaciamiento de un patrimonio heredado”, expresaron desde la Red de Concejalas Justicialistas de Entre Ríos, ante el tratamiento mediático que se está dando sobre lo que sucede en Estancia Casa Nueva en Santa Elena, y que ha trascendido a nivel nacional.

“Es una víctima de violencia de género porque sus hermanos la denunciaron falsamente y además la amenazaron. Resulta que asombra que se hayan presentado funcionarias del Gobierno Nacional para apoyarla y protegerla. Es que quizás no se entiende que algo está cambiando. Que se terminó de verdad un modelo patriarcal, que descalifica y posterga a las mujeres. No permitiremos ninguna situación de violencia mediática ni simbólica contra Dolores Etchevere. Basta de aprietes machistas y de descalificaciones en razón de género. Dejemos que la justicia aclare, trabaje y defienda los derechos de quien ha sido desposeída, estafada y ahora, nuevamente, está siendo re-victimizada”, enfatizaron las concejalas peronistas que valoraron que la decisión de Dolores de “enfrentar quizás décadas de que pisoteen sus derechos y entre todas las defenderemos de cualquier atropello. La solidaridad y la lucha por una igualdad real, no solamente se declama, sino también se actúa en cada caso en concreto. Con valentía, entrega y generosidad. Dolores es una mujer como vos y como yo, como las miles que sufren violencia”, concluye el documento.
Fuente: Página Política

Claves

Mujeres conflicto etchevehere

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles