En el marco del Plan Nacional Argentina contra el Hambre, una especie de manifiesto de la era de Alberto Fernández, el gobierno provincial prepara un abordaje integral. Se hará a través de políticas interministeriales. La economía solidaria, la salud, educación, pymes, comercios y redes comunitarias serán la prioridad. Para eso, reunió a los ministros de Desarrollo Social, Marisa Paira; de Salud, Sonia Velázquez; de Producción, Turismo y Desarrollo Económico, Juan José Bahillo; y el presidente del Concejo General de Educación (CGE), Martín Müller.

El objetivo general del Plan es garantizar la seguridad y soberanía alimentaria de toda la población y de las familias argentinas con especial atención en los sectores de mayor vulnerabilidad económica y social. De este modo involucra acciones de diversos organismos y niveles del Estado.

El Plan establece cuatro componentes que estructuran las acciones a ejecutar en cada territorio. “Se trata de una estrategia integral, que comprende la seguridad alimentaria, la asistencia en situaciones críticas, el apoyo a la producción de alimentos y a su comercialización, y el fortalecimiento de las redes comunitarias”, puntualizó Paira al término del encuentro desarrollado este miércoles en la cartera social.

En esa línea, la ministra resaltó que “poder llevar adelante este Plan requiere del trabajo conjunto entre las áreas del gobierno provincial y con los municipios entrerrianos”. A su vez, señaló que “la administración que encabeza Gustavo Bordet viene trabajando en el fortalecimiento de un proceso de desarrollo social y humano que hoy está en consonancia con esta política de Estado impulsada desde Nación”, sostuvo.

La tarjeta Alimentar es uno de los instrumentos del Plan. Al respecto, Paira detalló: “Argentina Contra el Hambre tiene una fuerte impronta en los primeros años, centra la mirada en las políticas de primera infancia, y prevé un acompañamiento del Estado a través de los comedores escolares después de los seis años así como el trabajar hábitos y criterios de alimentación saludable con las familias”.

Por su parte, Velázquez, destacó la estrategia como “una oportunidad de sinergia para el trabajo conjunto, desde una política mancomunada e integral desde la perspectiva de los derechos humanos encomendada por el Gobernador Gustavo Bordet”. En este sentido, amplió que a partir de este lanzamiento pudieron avanzar en seguir fortaleciendo un abordaje integral de las políticas públicas desde la intersectorialidad –tanto Educación, Desarrollo, Producción– y la interjurisdiccionalidad entre Nación, la provincia y cada uno de los municipios con un rol relevante para llevar adelante las políticas en territorio”.

También la ministra destacó: “La Salud entendida como un bien social que se desarrolla a través de sus centros de salud, quienes ya tienen georreferenciada y nominalizada su población por grupos de edades, se integra a las acciones para poder articular tanto la búsqueda activa como el seguimiento y el monitoreo que propicien el crecimiento y desarrollo para un abordaje óptimo de las personas desde el punto de vista de salud integral”.

Trabajo articulado

Bahillo expresó que desde la Secretaría de Agricultura y Ganadería del ministerio se están elaborando programas que tienen relación directa con economías familiares, tanto de subsistencia como de auto emprendimientos. “Las apoyamos en su capacitación, para desarrollar aún más sus capacidades y fomentar la comercialización”, sostuvo.

Y agregó: “Esto tiene que ver fundamentalmente con lo que es horticultura, en lo que refiere a agricultura familiar, contando con un fortalecimiento importante desde el gobierno nacional, fomentando la gestión de fondos para el sector de economías más vulnerables y haciendo un acompañamiento, ayudando así a que puedan ir insertándose en una economía más formal”.

Para Bahillo se debe trabajar “en una articulación de los comercios y las pymes locales y provinciales, logrando una vinculación con los titulares de la tarjeta, generando un dinamismo y una mayor y mejor optimización en la utilización de los fondos a los beneficiarios”.

Müller, a su turno, detalló: “Dentro de lo que tiene que ver con la situación a corto plazo, nuestro trabajo desde Educación va a tener que ver con el acompañamiento en los abordajes territoriales, justamente tratar de aportar en la población destinataria de este programa líneas que trabajen no solo con nuestros niños y niñas, sino también con las familias respecto a orientar el consumo”.

“En el mediano plazo, será seguir trabajando y potenciando espacios como este. Del trabajo en red, articulado, tenemos mucho para aportar desde Educación, sobre todo pensado en tener una línea de educación nutricional que llegue a la escuela en torno a cómo cambiar hábitos culturales respecto a la alimentación y que eso también impacte en comedores escolares; contemplando la posibilidad de potenciar la producción local y el consumo de esta producción en nuestros comedores escolares”, agregó el funcionario.

“En ese sentido también tenemos que comenzar a capacitar en términos de producción agroecológica utilizando la referencia que tienen nuestras escuelas agrotécnicas, entre otras líneas que se van a ir trabajando en este Consejo que se está conformando a nivel provincial en torno al Programa Argentina Contra el Hambre”, redondeó Müller.

En la reunión, por el Ministerio de Desarrollo Social, también estuvieron presentes el secretario de Economía Social, Luis Precerutti; la subsecretaria de Políticas Comunitarias y Territoriales, Rosa Silva; y el subsecretario de Políticas Alimentarias, Lautaro Valdiviezo.

Desde la cartera sanitaria participaron el secretario de Políticas de Salud y Bienestar, Guillermo Zanuttini; Valeria Rodríguez Alcántara del equipo técnico del Área de Atención Integral de la Niñez de la Dirección de Salud Materno Infanto Juvenil y las nutricionistas Evelyn Baraballe y María de la Paz Spoturno.

Además, por el Ministerio de Producción, Turismo y Desarrollo Económico participaron el secretario de Industria y Comercio, Fernando Caviglia. Así como el vocal del CGE, Exequiel Coronoffo.

Sobre el Plan Argentina contra el Hambre

El Plan Argentina contra el Hambre constituye una política de Estado basada en un enfoque integral, guiada por el consenso y la participación de distintos sectores sociales. Su ejecución involucra el trabajo conjunto de diversos organismos y niveles del Estado nacional, provincial y municipal, y actores de la sociedad civil.

Está destinado a aquellas personas que se encuentran en situación de exclusión social e inseguridad alimentaria.

Según informó el organismo nacional, el Plan atenderá a las familias y comunidades en situación de pobreza priorizando aquellos hogares con niños y niñas menores de seis años, mujeres embarazadas y personas con discapacidad. Asimismo se prestará especial atención a los y las adultos mayores y adolescentes que presenten dificultades para acceder a una alimentación adecuada.

Fuente: Página Política

Claves

Lo que viene Bahillo Paira Müller Velazquez

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles