La apertura de comercios y oficios responde a una desesperación palpable de quienes viven el día a día. La medida anunciada este lunes no garantiza un reacomodamiento de estos circuitos productivos y económicos. La semana pasada un funcionario comentó que se habían flexibilizado bastantes actividades en la provincia, solo que no se le había dado tanta prensa por precaución ante una mala interpretación generalizada encuentre a los centros urbanos atestados de gente.

Los comercios que abrirán no son en su mayoría los que venden productos esenciales como alimentos, que estuvieron exceptuados desde el primer día. Un periodista económico reflexionaba: “Los comercios estarán abiertos, lo que no hay es plata”. De todas maneras es un aliciente para un sector arrasado.

El gobierno provincial estiró una semana la posibilidad de una hora diaria para esparcimiento cuando Alberto Fernández les permitió a los gobernadores impulsar esa medida siempre y cuando estén dadas las condiciones. Gustavo Bordet este lunes volvió a mantener el confinamiento social, pero abrió el grifo para el comercio y los oficios. Lo hizo de la misma manera que el Presidente lo había hecho con los gobernadores cuando habló de esparcimiento. El Gobernador le dejó la responsabilidad y el poder de policía a los intendentes para controlar la nueva realidad con protocolos y sugerencias del Comité de Emergencia Sanitaria.

El lunes terminó con otro día sin nuevos contagios en Entre Ríos y 14 nuevas muertes en el país. La provincia había aparecido, la semana pasada, entre las mejores posicionadas para dar un paso más en la flexibilización de la cuarentena. Según el área de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud la provincia mantiene 27 casos confirmados, mientras que la cantidad de casos estudiados asciende a un total de 642. El sitio oficial también publicó ayer otro dato sanitario para anotar y no descuidar: 515 son los casos de dengue en todo el territorio.

Grieta

Todas las provincias, ciudades y regiones tienen sus particularidades, no obstante la narrativa política se había alineado claramente en oficialismo y oposición. Fueron las voces de Cambiemos las que empezaron a hablar de la economía y los medios nacionales más importantes a amplificar esa preocupación: la económica. Aparecieron interrogantes sobre cuántos podrían ser los muertos por el parate productivo. ¿Serían más que por los del coronavirus? La pregunta se convirtió en una especie de cadena nacional constante. A esa inquietud se sumaron, diariamente, informes sobre los países nórdicos que flexibilizaron las cuarentenas. Por caso Suecia. La pregunta que habría que hacerse es si el sueco es como el argentino. O si el sueco se hubiese ido a la costa atlántica a horas de haberse dictaminado el inicio del confinamiento, como sucedió el fin de semana largo de marzo.

El relato fue ganando espacio y la dicotomía economía o vida, que para Fernández es falsa, empieza a imponerse. A tal punto que en Santa Fe, en las últimas horas, se comenzó a gestar una especie de asamblea de comerciantes auto convocados que invita a todos los comerciantes a abrir sus locales más allá de lo que decida el Presidente el 10 de mayo, día en que se espera una extensión de la cuarentena hasta el 24.

Las veces que Fernández extendió la cuarentena, Bordet lo apoyó con el soporte de Laura Stratta y algunas voces del gabinete.

El acompañamiento de los intendentes, como cuerpo, no se puso de relieve públicamente. Tampoco el de diputados y senadores. Sucedió con otro tema que introdujo la oposición en la agenda política: la distribución de ATN. Marcelo Casaretto salió al cruce por decisión propia. La Vicegobernadora lo hizo en el medio de una conferencia diaria en la que se brindaba el informe sobre el coronavirus. La negociación de la deuda emprendida por el gobierno nacional mereció el acompañamiento del Foro de Intendentes de Juntos por el Cambio. Quienes endeudaron al país ahora apoyan a los que quieren pagarla. Maravilloso.

La comunicación es el campo de la disputa política, porque es ahí donde se libra el sentido común. Bordet flexibiliza en términos económicos y coparticipa, de esa manera, la responsabilidad sobre el devenir de la cuarentena. Luego, salga como salga, se verá quien lo capitaliza.
Fuente: Página Política

Claves

cuarentena Bordet

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles