María Belén Jerez, @mbelenjerez
Integrante de Ecofutura, espacio de discusión política, económica y feminista.
Estudiante de Económicas (UNER)


“El contemporáneo no es sólo aquel que, percibiendo la oscuridad del presente, comprende la luz incierta; es también aquel que, dividiendo e interpolando el tiempo, es capaz de transformarlo y de ponerlo en relación con los demás tiempos". Esa frase de Ágamben sobre lo contemporáneo otorga unos lentes extras, que permiten que se vean con más atención las construcciones de las mujeres y disidencias de hoy. Y cómo movimientos aunando sus fuerzas, sus ideas, su voluntad y decisión política pueden generar cambios trascendentales.

Son inéditas las experiencias que estamos viviendo en este tiempo desde muchísimos aspectos, principalmente para las conquistas de los feminismos. Si bien siempre hay más por hacer, nos hemos aproximado a un nivel importante en esta lucha por la igualdad. En relación a esto, el escenario entrerriano es digno de ser observado y valorado por conquistas y avances en materia de género. Tenemos por primera vez una vicegobernadora mujer. Puede que se haya naturalizado pero si nos abstraemos, eso es un dato en sí mismo.

Recientemente ha habido una serie de medidas con enfoque ultravioleta en la provincia. Se han presentado y discutido los proyectos de ley de Presupuesto con Perspectiva de Género y Paridad Integral; además de la creación, desde la órbita de la Vicegobernación, del Observatorio de Género y Derechos Humanos; y la Red Multipartidaria para la Igualdad y la Red Multisectorial para la Igualdad.
En paralelo a la creación de la Dirección de Economía y Género de la Nación; la creación de una Mesa Federal de Políticas Económicas con Perspectiva de Género tiene como delegada entrerriana a Nair Santana Hayy, funcionaria del Ministerio de la Producción. Santa Fe y Chaco, junto con Entre Ríos, son provincias que avanza en el impulso de esta agenda.

Anteriormente se conformó el Observatorio de seguimiento de la Ley Micaela, en julio de este año. Se comenzó un proceso de revisionismo histórico con perspectiva de género, que tiene como objetivo poner en valor a las mujeres entrerrianas.
¡Cuando decimos que es el siglo de las mujeres, no es en vano!
Por qué un presupuesto con perspectiva de género
Los presupuestos son una de las herramientas más importantes de política económica porque determinan la distribución de los recursos para la provisión de bienes y servicios, la redistribución de los ingresos y la riqueza. Tienen efectos muy concretos sobre la vida de todas las personas porque son garantía de derechos. Como bien sabemos, las políticas públicas no son neutras, algunas sólo perpetúan y profundizan las desigualdades existentes. Por eso los presupuestos con perspectiva de género son tan importantes y significativos en los avances de las sociedades.

Estos surgen en la década de los ‘80 como consecuencia del desembarco del movimiento de mujeres a organismos internacionales e institucionales estatales. Pero ya en la CEDAW se recomienda a los Estados establecer mirada de género a la presupuestación. También hay antecedente de esto en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer en 1995; ahí se asienta que para poder garantizar la igualdad de género es necesario incorporar la perspectiva de género en los presupuestos nacionales.

En Argentina, recién el 15 de septiembre pasado, el Ministerio de Economía de la Nación presentó el proyecto de Ley del Presupuesto Nacional 2021 que incluye, transversalmente, la perspectiva de género.

El 21 de septiembre se realiza la presentación oficial en la provincia de Entre Ríos de una iniciativa autoría de la diputada Carina Ramos. Se va a tratar en la comisión de Legislación general y la Banca de la Mujer de la Cámara baja. Entre los objetivos se presenta la creación de la Comisión de Presupuesto para Políticas Públicas de Género el ámbito del Ministerio de Economía, Hacienda y Finanzas que incluye integrantes de organismos del estado, como son la Secretaría de Mujeres, Género y Diversidad, el Observatorio de Políticas de Género y Derechos Humanos, la oficina de presupuesto y representantes por cada una de las cámaras y las universidades. Incluir a las universidades, también es un hecho inédito.

Pero las iniciativas no son caídas del cielo, dan cuenta de las largas luchas de distintas mujeres a lo largo de la historia. Sin dudas el proyecto significa un enorme avance en materia de políticas públicas con perspectiva de género. Y nuestra provincia está entre las primeras en incluir los lentes violetas al presupuesto.
La paridad
Además, entró en Diputados el proyecto Ley de Paridad Integral impulsado por la Red para la Igualdad. El proyecto establece, entre otros puntos, el principio de paridad de género en la conformación e integración de los tres Poderes del Estado, partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil, Consejos y Colegios Profesionales. Además, define a la paridad de género como representación igualitaria en un 50 por ciento para cada género en la conformación de listas electorales, en la conducción de toda persona jurídica, sea una empresa, una organización no gubernamental, un sindicato, una vecinal.

Han pasado 12 años de la entrada en vigencia de la Constitución y la equidad de género del artículo 17 no se ha cumplido. El mismo dice que “se garantiza la igualdad real de oportunidades y de trato para mujeres y varones en el pleno y efectivo ejercicio de los derechos que fueren reconocidos en el ordenamiento jurídico”; que “una política de Estado prevendrá en forma continua todo tipo de violencia y dispondrá acciones positivas para corregir cualquier desigualdad de género” y “reconoce el valor social del trabajo en el ámbito del hogar.”

En relación a esto último, según datos del año 2013, que procesó Ecofutura, el 76% del trabajo no remunerado es realizado por mujeres, frente a un 24% que realizan los hombres, esto incluye tareas domésticas y de cuidados.
Agrandar imagen
Celebrar la simultaneidad de políticas con perspectiva de género, es un paso fundamental. Todo a su debido tiempo y armoniosamente leí en un manual de formación política alguna vez.

Esto no implica perder de vista algunos baches de la ley, por ejemplo, la paridad para los sindicatos que tienen en sus padrones, mayoritariamente mujeres como son, por ejemplo, salud y educación.

Sobre las ramas más feminizadas del mercado laboral se encuentran las de enseñanzas con un 76% de participación femenina y 24% masculina y en el de servicios sociales y salud 69% de participación femenina frente a 31% masculina.

Ante la discusión de si el 50% no supone un "techo" para la participación de las mujeres e identidades no masculinas en la conformación de la lista, es una larga discusión que dar. Pero podría entenderse no como un hecho definitivo, sino como un paso inicial para lograr la participación e incorporación de las mujeres en este universo. Cuando hablamos de “techo” hablamos de “techo de cristal” en referencia a la dificultad que tienen las mujeres en acceder a puestos jerárquicos o de poder.

La paridad y la proporcionalidad son totalmente necesarias para poder incluir a las mujeres y que sean mujeres quienes representen sus intereses. Ya decía Evita “sólo las mujeres serán la salvación de las mujeres”.

Aparece la necesidad de un feminismo estratégico para ocupar los lugares que nos fueron negados durante toda la historia. Un feminismo que debe enfrentarse, muchas veces, a la política siendo consciente de que las batallas se dan de una en una, que la política tiene tiempos propios y para transformar la realidad no hay mayor error que darle la espalda. Se trata también de adaptarnos a los momentos y circunstancias, haciendo un uso político y no moral de nuestra identidad.

Hay que partir de un feminismo que no piense en nosotras mismas y nuestra identidad feminista, que sólo tienda a autoreproducirse. Es necesario pensar en todas las que faltan, en cómo interpelarlas, cómo invitarlas a construir juntas el futuro. Las que han sufrido más que ningunas las crisis económicas o la precarización del trabajo, no es con ellas afuera.

Quienes hoy son parte del entramado político entrerriano han entendido estas particularidades y sólo ver el vaso medio vacío, irrumpe más que construir.

Pero todavía falta y tenemos la posibilidad de hacer historia juntas: dirigentes, militantes, estudiantes, trabajadoras, todas para todas.

Sabemos que el feminismo no solamente sabe ganar, también es una gran fuerza popular y transversal necesaria para transformar la realidad.
Fuente: Página Política

Claves

OPINIÓN paridad de género Mujeres

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles