Son varias historias en paralelo; varios planos para recorrer un siglo; varias vidas las que transitan El Imperio del Quijote del periodista Jorge Riani.

Todas esas perspectivas que habitan el libro tienen epicentro en El Diario como empresa, como marca, como signo que tiene las huellas del devenir entrerriano.

Se puede recorrer El Imperio del Quijote y tomar nota de la política de la provincia, de sus actores principales a lo largo de un siglo, siempre bajo el prisma de alguna expresión del partido radical o, para más precisión, como manifestación del antiperonismo como identidad política, social, cultural.

El libro se puede seguir en busca de la evolución de los medios entrerrianos; o los cambios tecnológicos en la prensa gráfica. Se pueden rastrear distintas generaciones de periodistas, sus modos de lidiar con el poder, de informar, polemizar, ejercer la libertad de expresión.

Cabe mucho en El Imperio del Quijote. Será particularmente placentero,revelador, arribar al riquísimo universo intelectual, cultural, artístico que rondó el diario y el centro cultural El Ateneo “Luis L. Etchevehere” por el que pasaron figuras de la escena nacional.

Cabe mucho en este libro que es también la historia de la familia Etchevehere, una historia que va y viene en torno a un personaje arrancado a la literatura como Arturo J. que dirigió El Diario entre 1946 y 1981.

El Imperio del Quijote lleva como subtítulo “la historia oculta de un diario que influyó en la política argentina”. Porque, en efecto, en este libro se cuentan los sueños colectivos de una generación de dirigentes políticos que fundaron un diario. Una historia que fue borrada de las páginas del matutino aunque sus protagonistas fueran luego gobernadores, vicegobernadores, miembros de la Corte Suprema de Justicia, reconocidos poetas, políticos de renombre.

El Imperio del Quijote se lee con placer, uno se deja llevar como en una novela, como en una saga plena de ambiciones, traiciones, obsesiones, excentricidades, insólitas bajezas.

Uno se deja llevar como si fuera literatura, sabiendo de fondo que lee historia bien documentada, que ahí están las notas, los documentos, los testimonios que acreditan cada parte. Uno se deja llevar con la pluma de Jorge Riani que trabajó años, que anduvo bibliotecas, que escuchó a voces claves, que cuenta una historia que es también un poco la suya.

Uno se deja llevar con la pluma de Jorge. Una pluma que denota y que contagia, en cada capítulo, el profundo placer que tuvo su autor al escribirlo.
Fuente: Página Política

Claves

Medios y política Libros Riani Etchevehere

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles