Verónica Berisso es la primera intendenta de Gualeguay. No es que en la zona el feminismo no haya avanzado. En Galarza, durante 20 años, se pasaron el gobierno Tita Ligerini y Julia Witman. Recién el año pasado se impuso Fabián Menescardi.

Verónica es una arquitecta de 46 años. De un perfil bajísimo y de casi nula exposición pública hasta que ingresó a la política. Su cercanía con el fallecido intendente Federico Bogdan llegó por el lado de la sociedad civil. Ese fue el ámbito donde ambos se encontraron y emprendieron el proyecto electoral.

Con el aluvión de Mauricio Macri en 2015, Bogdan alcanzó su primer mandato y Berisso lo acompañó desde una banca en el Concejo Deliberante. Cambiemos tenía internas en el departamento. Se habían conformado tres espacios: el PRO, con Alfredo De Angeli; la UCR con Atilio Benedetti; y una tercera vía con Bogdan. Éste si bien era radical, no formaba parte de la vida partidaria. Incluso, hubo un momento en que se insinuó en que no lo dejarían pegar con De Angeli y amagó con dar el portazo y sumarse a las filas del Frente Renovador. La sangre no llegó al río.

A ese espacio se sumó el senador Francisco Morchio, quien tampoco venía de la política partidaria, sino desde la política sectorial: presidía la Sociedad Rural de Gualeguay.

Berisso tuvo un rol activo en una de las políticas más importantes que impulsó la gestión. En su carácter de arquitecta se puso al frente del plan Tené tu casa, un sistema solidario para adquirir viviendas a una cuota mensual muy por debajo del mercado.

Hace un tiempo se podía decir de la viceintendenta que era una outsider de la política, sin embargo en lo partidario se ha acercado al PRO.

En las semanas en la que estuvo al frente del Departamento Ejecutivo Municipal, cuando Bogdan contrae el coronavirus, convocó a todos los sectores para consultar acerca de cómo avanzar con la cuarentena, entre otros temas. Consultas realizadas por Página Política a dirigentes locales coinciden en que tiene voluntad de trabajar en equipo y escuchar otras opiniones.

Deberá enfrentar una gestión con las complicaciones que el propio contexto nacional y provincial impone. El Concejo Deliberante quedará en manos del vicepresidente primero del cuerpo, el radical Efraín Martínez Epele.

Con el fallecimiento de Bogdan y la asunción de Berisso, el radicalismo perdió un intendente.

Con la reforma constitucional de 2008, el viceintendente pasó a ser una figura importante al convertirse automáticamente en presidente del Concejo Deliberante. Antes era una figura casi decorativa que sólo se ponía en funciones en caso que el intendente deje el cargo o falleciera. Fue el caso de Sandra Sánchez que, en rigor era suplente, asumió cuando falleció Juan Carlos Fuertes el 14 de febrero de 2004.

Luego sucedió en Santa Elena, el 10 de diciembre de 2007, con Lucía Asunción Olmedo. Debió hacerse cargo de la Municipalidad porque Domingo Daniel Rossi no pudo asumir por una causa en la Justicia.
Fuente: Página Política

Claves

En foco Berisso Cambiemos

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles