La política entrerriana ingresó en el túnel de la pasividad. No habrá una campaña entretenida según parece. Los números de las PASO arrasaron con cualquier expectativa o posibilidad de final abierto el 9 de junio. Sólo quedan especulaciones en torno al escenario nacional.

Se dijo que Sergio Urribarri sería candidato a senador en octubre como parte de un acuerdo a cambio de dar un paso al costado en las negociaciones provinciales. De su boca no se escuchó nada al respecto, pero sus voceros difundieron la versión.

En el gobierno provincial reiteran que el acuerdo fue con Unidad Ciudadana, no con el ex gobernador. Esa negociación tuvo a Alberto Fernández como el representante de Cristina Kirchner en Paraná. De allí salió la incorporación de Julio Solanas, Juan Manuel Huss, Stefanía Cora y Paola Rubatino en la lista de diputados en lugares expectantes.

La ex presidenta habla con Gustavo Bordet y Urribarri. El mandatario aparece, ahora en el escenario nacional, como el ejemplo a seguir. Constituyó una unidad de 10 partidos heterogéneos en su identidad y construcción. Con el 58 por ciento en el bolsillo insistirá con la unidad, experiencia que lo llevó a los laboratorios nacionales y el ejemplo a seguir.

Cuando le hicieron elegir entre Roberto Lavagna y Cristina se inclinó por el economista. Tras el triunfo lo consultaron sobre la posibilidad de que la ex mandataria se convirtiera en la única candidata del peronismo. Bordet dijo que ahí estarían sus fichas. En la unidad. La vocifería anti K se molesta.

Aparecieron nuevas pretensiones en escena. A las de Urribarri para ocupar un lugar en Senado se sumó la de Jorge Busti. “No digo que no ni que sí”, expresó el ex gobernador. Sería una reformulación del que “si me lo piden….”. Allegados al tres veces gobernador han empezado a difundir que “Jorge” está para pelear por una banca. Sería en la boleta de Bordet, claro.

En Casa de Gobierno no tienen la más mínima intención de hablar del escenario nacional. Con razón dicen que hasta tanto no se defina un cuadro de situación aún borroso es imposible aventurar nombres. En la última reunión de gabinete ampliado, Bordet valoró el triunfo e instó a profundizar la gestión. Eso debe interpretarse como una solicitud de moderación en el discurso político. El Gobernador cree que la gente está buscando soluciones, no propuestas electorales. La campaña, para los periodistas, será profundamente aburrida.

Urribarri jugó todo su capital a la figura de Cristina. Busti a la de Bordet. Pero el mandatario entrerriano no se sentará a ninguna mesa nacional hasta tanto no confirme su capital en junio. Mientras tanto habla con todos los sectores con oficinas en Capital Federal.

¿Será Lavagna, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Daniel Scioli, Felipe Solá o Cristina el candidato de la unidad? ¿O habrá una interna acordada? Ésta última posibilidad permitiría a Urribarri pegar con una boleta y a Busti con otra. La de Massa, por ejemplo, con quien mantiene buena relación.

En algunos laboratorios nacionales hasta se imaginan que Mauricio Macri quede en un tercer lugar con sus 25 o 30 puntos inquebrantables.

Todos esos análisis están también en las conversaciones en la mesa chica de Bordet. Pero no en la agenda.
Fuente: Página Política

Claves

Peronismo Busti Urribarri Bordet

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles