¿Cómo viene la mano? Esa es la pregunta que se repite en la dirigencia del oficialismo provincial. El interrogante surge a partir de la campaña de baja intensidad que se respira. A tres semanas de las PASO no se vive un clima electoral, ni para el interior de la política ni para afuera.

La campaña, en todo caso, no tiene una coordinación desde el núcleo duro del gobierno. Quien monopolizaba esa tarea, Edgardo Kueider, es ahora candidato y está obligado a ponerse ese chip de ahora en más. Por otro lado, el nivel de polarización y el hecho de tratarse de una elección en la que están en juego cargos nacionales exige que la brújula se calibre en Buenos Aires.

En Entre Ríos el peronismo está de campaña. Marcelo Casaretto y Blanca Osuna recorren medios e inauguran promotoras. Kueider y Stefanía Cora han visitado algunas ciudades con presencia en medios incluído. Todo en medida moderada. Muy moderada. La cartelería, por ahora, es nula.

Hasta hace 10 días, cuando se habilitó formalmente los espacios en los medios audiovisuales, no había un mensaje uniforme de la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Esa debilidad fue manifestada por gobernadores e intendentes (principalmente de Buenos Aires). La preocupación se filtró en los medios. Parece haberse reformulado la campaña.

El perfil bajo de los gobernadores también se coló en algunos medios, con algunos elementos muy concretos aunque con sus matices depende el caso. Gustavo Bordet puso como candidato principal a su hombre de confianza y sostén político como es Kueider. ¿Para qué jugar esa carta si no le interesaría esta elección o quién será el presidente a partir de diciembre?

En Casa de Gobierno manejan algunos números que ubican a la fórmula Fernández Fernández cinco puntos arriba de la de Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto. 40 a 35. El único que le puede ampliar el handicap es Bordet, no los candidatos. El mandatario viene de ser elegido con el 58 por ciento de los votos. La recomendación que se impone en el laboratorio electoral local es precisamente esa: pegar la figura de Fernández a la de Bordet.

El Gobernador se reunió con el ex jefe de gabinete luego de las elecciones entrerrianas y se comprometió en apoyar la fórmula. En ese encuentro Bordet le pidió al candidato presidencial comprometerse en una agenda para Entre Ríos. Reformular el costo de energía de Salto Grande para los entrerrianos y la sustentación de la Caja de Jubilaciones son algunos los puntos.

Fernández asumió el compromiso. Algo similar pretende hacer Omar Perotti en Santa Fe en las próximas semanas, pero seguramente lo hará con alguna puesta en escena en modo proselitista.

Bordet se mostrará con Fernández antes o después de las PASO. Eso se decidirá en Buenos Aires. Por ahora, el candidato tiene otras prioridades. Por caso tener presencia en los principales centros urbanos del país.
Fuente: Página Política

Claves

Elecciones 2019

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles