Este fin de semana tuvo al campo como protagonista del discurso proselitista. En la ExpoRural de Gualeguaychú, primero, y en un tractorazo, el domingo, la dirigencia rural se ocupó de pedir el voto por Mauricio Macri.

Para la actividad de Gualeguaychú se contó con la presencia del ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere que tuvo a su cargo el cierre de la lista de oradores. “Volver al pasado significa perder mercados”, dijo el funcionario nacional.

Postuló que “la propiedad privada es el núcleo que garantiza la inversión, la generación de riquezas y fuentes laborales”. En este marco, cuestionó que se escuchen voces que levantan consignas como “la Reforma Agraria y Junta Nacional de Granos”. “Lamentamos profundamente que haya gente que no aprenda lo que el mundo ya sabe porque son recetas muy perjudiciales”, opinó.

Destacó que la gestión de Mauricio Macri “promovió y abrió mercados, generándose una muy buena relación con países que quieren ser socios de la Argentina, porque valoran y quieren nuestros alimentos”. Dijo que “en casi 4 años de gestión se sumaron 217 mercados, una cifra que significa más carnes, granos y diferentes producciones que se desarrollan en Argentina”.
Glifosato
Por su parte, el presidente de la Sociedad Rural de Gualeguaychú, José Colombatto, instó al campo a “tener memoria y no sucumbir ante el canto de las sirenas”.

Fue muy crítico, particularmente, con las gestiones justicialistas de Gustavo Bordet y del intendente Martín Piaggio.

“Seguimos sin estar en la agenda del intendente”, manifestó, y agregó que “intentamos ser escuchados, pero ha sido en vano”. Su malestar tiene epicentro en la ordenanza que regula los fitosanitarios y respecto a ello recordó que la prohibición “en casi 20 mil hectáreas, le ha prohibido, de la noche a la mañana, trabajar la tierra bajo los sistemas que hoy imperan en la Argentina y en el Mundo a nuestros productores”.

Expresó que “los productores locales han sido castigados y demonizados, y se ha dirigido una fuerte campaña haciéndonos culpables de muchos males. Que quede claro: acá no se puso en marcha una política de producción, sólo existe la imposición de un pensamiento ideológico que ha decidido proscribir a los productores”, afirmó.
También a la provincia
“La Dirección Provincial de Vialidad es la expresión más genuina del desinterés del gobernador, Gustavo Bordet, por la producción: caminos inexistentes, destruidos, maquinaria insuficiente y obsoleta, mínimo presupuesto para combustible. El gobierno entrerriano no dimensiona el problema. No advierte que está castigando a uno de los sectores que más apuesta al desarrollo. No entiende que frena la producción y castiga a las familias rurales. Y aclaramos que este planteo no está dirigido a los titulares de las zonales ni a sus empleados que hacen lo que pueden, poniendo su capacidad y voluntad”, criticó con dureza el dirigente.

“Los maestros no pueden ir a dar clases, ni las familias salir por emergencias médicas. Están logrando que la gente cada día elija la ciudad por la falta de servicios y condiciones mínimas para una vida digna. La falta de una política vial ha llevado que los intentos de solución hayan sido parciales y temporarios. Las consecuencias del escaso tránsito y la bajísima velocidad de desplazamiento se transforman en éxodo rural, empobrecimiento y atraso económico”, agregó.
Estado vampiro
Tuvo un párrafo especial para la carga tributaria. “Padecemos una voracidad fiscal que no tiene precedentes. Los costos que enfrentamos de Ingresos Brutos y de Inmobiliario Rural son paralizantes del sistema productivo. Con un agravante serio: en otras provincias gran parte de lo recaudado por Inmobiliario Rural va al mantenimiento de los caminos rurales. Acá va a una caja negra para mantener la burocracia política. En nuestra región, salvo a cuentagotas, no tenemos obras de infraestructura. Los puentes se caen y ahí quedan; el monte tapa el camino y ahí queda. En Entre Ríos, la infraestructura necesaria para acompañar la producción brilla por su ausencia”, sentenció.

Agregó que “la tarifa eléctrica más cara del país, compuesta en gran parte por impuestos, está en nuestra provincia”, y ejemplificó lo que ocurre en Corriente, donde “producir arroz cuesta un 50 por ciento menos”.
Medio Ambiente
“Lo que ha frenado todo intento de recuperación económica provincial es la falsa antinomia entre producción y protección del ambiente”, sentenció el ruralista, y opinó que “las idas y vueltas, de si podíamos o no sembrar, han conspirado con la previsibilidad que reclamamos”. En este sentido “la Justicia por un lado y la demora del Ejecutivo por el otro han paralizado por meses a los productores”. Y si bien hoy el decreto “permite la tarea agrícola, una provincia productiva necesita una ley moderna e integral”.

Señaló que desde la Rural entienden que “todos los sistemas productivos deben ser alentados. Sólo que entendemos que uno no puede reemplazar al otro de un día para el otro, sin transición, sin mediar un proceso de reconversión y llevando a la quiebra a los productores”.

“Cuando se trata de temas ambientales, pareciera, que en Entre Ríos impera el ‘Ni’, donde los funcionarios no terminan de decidir nada por miedo a escraches de grupos radicales y se actúa de acuerdo al humor social y no en base a políticas de Estado. Los fanáticos no debieran marcar la cancha, primero porque siempre el fanatismo es irracional y segundo porque muchas veces sólo usan esa pose artificial para su posicionamiento político individual”, enfatizó adentrándose en las críticas que provienen de corrientes políticas diferentes.
Elecciones
“No hacemos seguidismo del Gobierno Nacional, y se han marcado varias diferencias con las políticas implementadas (por Macri), pero no obstante ello, advertimos en los productores cierta preocupación por el resultado de las últimas elecciones”, en las que arrasó la fórmula que encabeza Alberto Fernández. Calificó al “kirchnerismo”, como “una gestión de gobierno que colocó al campo siempre como un enemigo, nos quitó previsibilidad, renta, destruyó actividades como la lechería, le hizo perder al país millones de cabezas, las exportaciones dependían del humor del gobernante de turno, entre tantas medidas contrarias al sector. Para colmo, ahora vuelven con la idea de la Junta Nacional de Granos, atrasando décadas. Por eso, sólo les pido que tengamos memoria y no sucumbamos a los cantos de sirenas”.

Reconoció que se atraviesan momentos complicados desde lo económico y social. “Lo sabemos y lo entendemos. Los productores no somos ajenos a esta coyuntura, pero también comprendemos que cambiar la matriz productiva luego de años de un Estado vampiro, no es simple”, finalizó.
Fuente: El Día

Claves

Elecciones 2019 campo Etchevehere

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles