La diferencia de votos que en las PASO de este domingo obtuvo Gustavo Bordet sobre Atilio Benedetti fue muy superior a la esperada. No sólo por los militantes de Cambiemos; también en comparación a lo que manejaban en el propio peronismo. Ni el más optimista de los funcionarios de la Casa Gris imaginaba más de 20 puntos de margen, con ventaja sobre Cambiemos en todos los departamentos de la provincia.

¿Cómo debe leerse ese resultado? ¿Mérito de Bordet o defecto de Benedetti? ¿Triunfo peronista o castigo a Cambiemos por la crisis económica?

Seguro que hay de las dos cosas. Pero la amplitud del triunfo y la sorpresa en las filas del PJ puede dar pie para pensar que fue decisivo el voto castigo por la severa crisis económica, que Cambiemos en el orden nacional no acierta en revertir. Sobre todo, si se toma en cuenta que una semana antes de las PASO la campaña dio un giro con la visita del presidente Mauricio Macri a Entre Ríos. Ese gesto, que constituyó la primera apuesta que el Presidente hizo en una provincia en este año electoral, reforzó la identificación del radical Benedetti con Macri.
Benedetti, el candidato de Macri Pablo Bizai 08 Abr, 2019
Hace dos años, Benedetti encabezó la lista que en Entre Ríos ganó con el 53% de los votos. Benedetti es el mismo; el que cambió fue Macri, con su fracaso económico.

Es verdad que, en este proceso electoral Benedetti arrancó de atrás, en comparación con Bordet, que lleva tres años y medio de gestión. “La verdadera campaña empieza mañana”, se defendió el radical, bien temprano este domingo, desde Gualeguaychú. Lo dijo rodeado de dirigentes de PRO.

¿Beneficios de la unidad después de dos décadas de doble oferta electoral peronista? Puede hacerse también esa lectura. O, en todo caso, que en una campaña pesan siempre más los apremios económicos que las valoraciones referidas a la corrupción, sobre las que Benedetti pensaba beneficiarse al plantear que la reunificación peronista igualaba a Bordet con Sergio Urribarri.
¿Y Gainza?
La muy buena elección del concejal macrista Emanuel Gainza en Paraná –que compitió con una lista pura del PRO- podría, en principio, contradecir lo que se viene sosteniendo en este análisis: el peso de un voto castigo a Macri en la elección entrerriana.

No hay que perder de vista los números: Gainza hizo buena elección, pero quedó tercero. En Paraná, el peronista Adán Bahl, que fue el más votado, lo duplicó en porcentaje.

Gainza nunca negó a Macri; no podría hacerlo como militante pionero que es del PRO en Paraná. Pero, pudiendo hacerlo, no hizo campaña con el Presidente. Recibió apoyos de la primera línea de la dirigencia nacional del PRO y la Coalición Cívica. Y centró su campaña en promocionar el aval de la gobernadora María Eugenia Vidal, la dirigente con mejor imagen de Cambiemos.

La explicación a la excelente elección de Gainza -que, ciertamente, fue la revelación de la jornada en la capital provincial – debe buscarse, antes que nada, en un castigo del votante de Cambiemos hacia el intendente Sergio Varisco y todos los problemas por los que fue noticia este último año.

Bahl lo planteó en estos términos: “Los paranaenses le han dicho basta a la gestión municipal”. Bahl, con su moderación y su distancia del kirchnerismo, resulta un candidato potable para la franja de electores de Cambiemos que carecen de pertenencias partidarias. Igual que Bordet.

Astuto, Varisco recordó, una vez conocidos los resultados, que Gainza “es parte del oficialismo” en el Concejo Deliberante. Pero ese no es un dato muy conocido para quien no siga las noticias políticas. El edil endureció su discurso crítico en el último tramo de su campaña, basada en la difusión de propuestas a través de redes sociales.

Gainza recibió el apoyo de primeras figuras de Cambiemos del orden nacional, que el año pasado no dudaron en soltarle rápidamente la mano al intendente radical cuando se vio envuelto en una denuncia por narcotráfico por la que lo terminó procesado.

Con ese antecedente, resultó comprensible que Varisco, a diferencia de Benedetti, no se privara de hacer críticas al ajuste de Macri en plena campaña. Por ahora, no le alcanzó más que para ganar la interna. El 9 de junio será “una elección nueva” en la que la tendencia puede, según el intendente, “revertirse”. Esta vez tendrá a concejales de Gainza ingresados por la minoría en su lista de candidatos. Habrá que ver qué hacen los que este domingo votaron por Gainza para castigar a Varisco.
Fuente: Página Política

Claves

Elecciones en Entre Ríos PASO Macri Bordet Benedetti

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles