¿Qué efectos políticos y electorales pueden derivarse de la novela que enfrenta a Luis Miguel Etchevehere con Juan Grabois? Las primeras impresiones que se hacen en la oposición entrerriana son favorables. Observan que el principal perjudicado del más espectacular capítulo de la pelea en la familia Etchevehere es el gobernador Gustavo Bordet. El problema es la aparición en escena de Grabois, un dirigente que –aseguran– genera un visceral rechazo en una amplia porción del electorado entrerriano.

Distinta hubiera sido la historia si Dolores Etchevehere ocupaba las tierras de Casa Nuestra, que dice que le pertenecen, acompañada de campesinos de la zona y no de un grupo de militantes organizados de Buenos Aires que, encima, por lo que han dejado ver algunas imágenes, “parecen tener poca idea del trabajo rural”, según valoró ante Página Política un dirigente de Cambiemos.

La decisión de Dolores Etchevehere de transformar una disputa patrimonial (que lleva años librándose en el seno de una familia de la oligarquía provincial) en un hecho político (que es fácil de asociar a las tomas de tierra que se han producido tanto en Buenos Aires como en el sur del país), ha despertado la alarma en propietarios agrícolas entrerrianos, grandes, medianos y pequeños. La traducción vulgar de ese temor se viraliza en audios que advierten sobre un supuesto aval del gobierno nacional para ocupar campos entrerrianos con personas que habitan villas del conurbano bonaerense.

En Cambiemos creen que el operativo impulsado por la única hija mujer de Luis Félix Etchevehere -pomposamente llamado Proyecto Artigas- pone en aprietos a Bordet, que en junio de 2019 fue reelecto con el 57% de los votos. Hubo allí una buena cantidad de avales de parte del electorado de Cambiemos. De lo contrario, Mauricio Macri no hubiese ganado en Entre Ríos las elecciones nacionales en octubre de ese año. “Si Bordet no sale con una posición fuerte en contra de la toma de tierras, aunque sea en general y más allá de este caso que está judicializado, va a pagar un costo muy alto”, interpretó otro dirigente opositor.
En la UCR no se animan a defender a los Etchevehere Redacción de Página Política 20 Oct, 2020
Luis Miguel
El efecto Grabois perjudica a Bordet, pero no favorece a Etchevehere. En Cambiemos creen, por el contrario, que lo perjudica en su condición de dirigente con aspiraciones políticas.

Pone en dudas su forma de actuar, siembra interrogantes sobre cómo adquirió ese campo y sobre la manera de hacer negocios de la familia. Lleva a un primer plano, reaviva, actualiza la mala fama que los Etchevehere poseen en Entre Ríos. Y también la complicidad que el grupo encontró en el peronismo para sus negocios. Sobre la imagen de Luis Miguel, el efecto Grabois viene a agregar “una mancha más al tigre”. El principal activo político del ex presidente de la Sociedad Rural ha sido siempre su amistad con Mauricio Macri, hoy devaluado entre los liderazgos opositores del país. Que el exministro de Agroindustria se vea perjudicado, no es un mal para Cambiemos de Entre Ríos. Porque nunca llegó a ser un dirigente con una proyección electoral importante. En todo caso lo será para Macri, que alguna vez soñó con impulsarlo para que gobierne la provincia donde mandaba el “peronista” Rogelio Frigerio.
Fuente: Página Política

Claves

efecto grabois Etchevehere conflicto etchevehere Bordet grabois

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles