Mujeres de distintos partidos políticos, vecinalistas, empresarias, dirigentes sindicales celebrarán el viernes la sanción definitiva de la Ley de Paridad Integral. La iniciativa era adeudada a las entrerrianas desde 2008 cuando la Constitución la consagra, en el artículo 17, como un principio rector de la vida social y política en la provincia.

Todo hace suponer que la sanción es un hecho, con un único dictamen de comisión sin disidencias. Desde la Vicegobernación se ha planeado una sesión especial de la Cámara alta para tratar el tema en lo que se considera que será un hecho histórico. Será a partir de las 11, en el Centro Provincial de Convenciones (CPC), a los fines de garantizar un encuentro presencial de todos los legisladores que puedan estar presentes.

El proyecto en debate tiene como base un texto elaborado por la Red Por la Igualdad, ámbito multipartidario y multisectorial que promovió la Vicegobernación. Fue fusionado, en la Cámara de Diputados, con una iniciativa de diputadas radicales con la que no había prácticamente diferencias.
Cambios
La Paridad Integral supone la equidad de géneros (50% y 50%) en el ámbito de la política, en los tres poderes del Estado, en los municipios y en las instituciones de la sociedad civil como empresas, colegios profesionales, vecinales, clubes, etcétera. En algunos casos, los plazos para hacer efectiva la paridad están preestablecidos; en otros, será un principio a plasmar progresivamente.

En lo que hace a la vida política partidaria, la nueva ley supondrá listas en 50 y 50, intercalados varones y mujeres, para la Cámara de Diputados; un titular y un suplente para cada banca en el Senado; una mujer y un varón en la fórmula de gobernador y vice; una mujer y un varón para las fórmulas de intendente y viceintendente; una paulatina equidad en los gabinetes de los ejecutivos provinciales y municipales.

La sanción será “un gol” que podrá anotar la vicegobernadora Laura Stratta. La dirigente se convirtió en la cara visible de la paridad y en la promotora de las bases para que hubiera plafón político y social para una norma reclamada sin suerte por las mujeres desde mediados de los 90.

Para el oficialismo, será lo que se pueda mostrar, la parte que quedó en pie del proyecto de reforma política que presentó Gustavo Bordet en su primer mandato. El contexto de pandemia -que justifica por cierto estrategias políticas- ha sido el telón de fondo para que el tema no volviera a ponerse en el debate.

En la mirada del Gobernador, el contexto aparece como incompatible con el debate respecto de “cómo se vota”. En diálogo con Página Política dijo, sin más, que hasta consideraba una falta de respeto dedicar tiempo al asunto en la situación que atraviesa el grueso de la población. El asunto ha quedado de lado. Y en la vereda opositora no hubo mayores reclamos. Desentonó un diputado del PRO, Manuel Troncoso, que reclamó que la paridad “no tape el bosque” de la reforma que falta. Pero ciertamente no hubo clamores públicos en favor de la reforma pendiente, ni en el oficialismo ni en la oposición.
Para otra vez
¿Qué aspectos de la reforma política han quedado en el tintero? El proyecto del oficialismo, presentado en 2018, modifica reglas de juego clave en el sistema electoral entrerriano.

El más importante, instaura la Boleta Única Papel (BUP) en reemplazo de la boleta sábana. La herramienta facilita enormemente las cosas a los partidos chicos (por la reducción de costos en la impresión de la boleta y en la estructura para garantizar que esté en todos los cuartos oscuros).

Pero centralmente, la BUP genera mucho más poder de juego a liderazgos alternativos a las hegemonías partidarias. No es lo mismo ser candidato a intendente, candidato a senador o encabezar la nómina para Diputados, en la boleta sábana que consolidar un liderazgo en el territorio y lograr, en igualdad de condiciones con otros, que el electorado marque una cruz en una foto -y no en otra- al momento de votar.

La otra cuestión saliente, para la dinámica de los partidos, es que el código electoral que quedó para mejores tiempos contempla la integración de las minorías. De este modo, una ley aseguraría esta premisa sin estar sujetos a las disposiciones y tradiciones partidarias en este sentido.

La paridad ha sido, finalmente, la única cláusula de aquella reforma política que se convierte en ley este año. Con la ventaja, para las mujeres que impulsaron la norma, que la Paridad Integral abarca a todos los poderes del Estado y a las instituciones de la sociedad civil lo que no estaba contemplado en el Código Electoral que no ha encontrado aun su momento para ser tratado.
Fuente: Página Política

Claves

Legislatura paridad integral paridad de género Bordet Stratta Troncoso

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles