Aún si todas las listas anotadas este sábado se mantienen, las elecciones primarias del 11 de agosto definirán muy poco en Entre Ríos.

Es que el único espacio en el que habrá una competencia para definir cargos expectantes será el de Juntos por el Cambio, el nuevo nombre que adoptó Cambiemos tras su apertura al peronismo con la integración de Miguel Pichetto a la fórmula presidencial con Mauricio Macri.

De mantenerse las listas anotadas, también la fórmula Roberto Lavagna – Juan Manuel Urtubey tendría internas. Pero su resultado no causaría, en principio, impacto en la representación entrerriana en el Congreso de la Nación. Es que deberían juntar muchos votos para terciar en el escenario polarizado que dejó la reciente elección entrerriana. No es imposible, pero es muy poco probable.

Lo esperable es que los 7 legisladores nacionales que renueva Entre Ríos (3 senadores y 4 diputados) se repartan entre el peronismo y Cambiemos. Si en agosto se mantuvieran, a grandes rasgos, las proporciones que dejó la elección de junio, el peronismo llevaría los 2 senadores por la mayoría y Cambiemos el senador por la minoría; y los 4 diputados serían 2 para cada uno.

Así las cosas, y con el peronismo habiendo presentado lista única de candidatos a senadores y diputados, el margen que le queda al electorado entrerriano para incidir en agosto sobre su futura representación en el Congreso de la Nación pasa principalmente por la interna de Cambiemos.
Cómo queda la interna en Cambiemos Redacción de Página Política 24 Jun, 2019
Voto útil
Sólo votando en la interna de Cambiemos se puede tener alguna injerencia real, sobre lo que -se presume- terminarán siendo un senador y dos diputados por Entre Ríos.

Por ejemplo: Con independencia de sus simpatías políticas, un elector entrerriano podría opinar en agosto a favor o en contra de la reelección del senador Alfredo de Angeli. Sea o no de Cambiemos, tendrá la oportunidad de avalarlo o de apoyar una alternativa bien distinta, como la del dirigente radical Raymundo Kisser. El senador provincial ha demostrado un perfil político propio, que no ha resultado dócil a las órdenes de Rogelio Frigerio en Cambiemos.

En cambio, De Angeli es Macri; su postulación a la reelección es consecuencia directa de un pedido del Presidente. Votar por Kisser sería votar en contra de De Angeli, de Frigerio y hasta del propio Macri, si se toma en cuenta que la lista que encabeza el senador por Paraná expresa a un sector del radicalismo crítico a la conducción del macrismo dentro de Cambiemos; a tal punto que no lleva candidatos de PRO.

Otro ejemplo: Con su lista, el concejal de PRO, Emanuel Gainza, le disputa la candidatura a diputado al presidente de su partido, el intendente de Basavilbaso, Gustavo Hein.

Aunque ambos le juren lealtad a Macri, Gainza y Hein tienen perfiles bien distintos. El concejal de Paraná es un cuadro político de PRO, que lleva años militando en la capital provincial. En cambio, Hein prácticamente debutó en política en 2015, como intendente de un pueblo del interior y mantiene fuertes lazos con el mundo evangélico.

Este último rasgo abre la puerta a un criterio de selección de candidatos que por primera vez en la historia será tenido en cuenta por una parte importante del electorado: la posición ante la legalización del aborto que el Congreso nacional debatirá seguramente el año que viene.

Bajo esta mirada, la elección se complejiza. Gainza tiene en este punto una visión más parecida a la de Macri, que se declara “a favor de la vida”, aunque fue quien, en definitiva, terminó habilitando el debate histórico de 2018. Gainza lleva como compañera de lista a la diputada provincial de la UCR, María Alejandra Viola, una activa militante Pro Vida.

En cambio, Hein secunda en la lista a otra diputada radical, Gabriela Lena, que es pañuelo verde. Pero si se vota a Lena, también se favorece a Hein, pañuelo celeste.

Podría ocurrir que, en su desafío a la lista oficial de Cambiemos, Gainza termine juntando los votos como para integrarse por la minoría. Y, entonces, no desplazaría a Lena sino a Hein, porque además pesaría la equidad de género en la composición de la lista.

Son sólo ejemplos de algunos de los márgenes que le quedan para incidir al voto de los entrerrianos en las primarias de agosto.
Sin riesgos
Por lo demás, las primarias funcionarán como siempre: una suerte de primera vuelta electoral, que servirá para medir fuerzas de cara a la elección de verdad, la definitoria, que ocurrirá el 27 de octubre.

Habrá que ver si la competencia interna en Cambiemos resulta lo suficientemente atractiva como para sumarle volumen electoral en agosto.

Si una interna atractiva suma votos, la lista única causaría el efecto contrario. Al evitar la interna, el gobernador Gustavo Bordet priorizó no poner en riesgo el capital político del casi 58% de los votos con los que fue reelecto hace apenas dos semanas.

La que viene es una elección nacional, en la que operan otras referencias. Y Bordet juega con una lista equilibrada, de dos candidatos propios y dos kirchneristas. Para compartir en partes iguales ganancias y pérdidas. Las cartas quedaron echadas así desde el sábado a la noche, cuando se anotaron las listas de candidatos. Esta semana se verá si todas las que compiten en Cambiemos siguen en pie en el caso de que Macri decida no pegar su boleta más que con De Angeli.
Fuente: Página Política

Claves

En Entre Ríos PASO Senado diputados Juntos por el Cambio UCR PRO Bordet

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles