Con la flexibilización de la cuarentena en proceso avanzado, la política se empieza a descongelar. Esta semana ingresó un proyecto de reforma política, tema que Gustavo Bordet hizo suyo en la última campaña electoral y ante la Asamblea Legislativa. No obstante, la primera iniciativa llegó por el lado de la oposición.

El texto- al que tuvo acceso Página Política – plantea los principales puntos que se habían puesto en debate en 2018 cuando el Poder Ejecutivo intentó cambiar el sistema electoral, pero quedó empantanado en el marco de la interna peronista. En aquel momento, y ahotra también, la reforma neurálgica es la implementación de la Boleta Única Papel (BUP) y la equidad de género.

EL proyecto de Código Electoral lleva la firma del senador por Victoria, Gastón Bagnat, y recorre todas aristas en un proceso eleccionario a través de 187 artículos.

El texto, en su artículo 8º, se mete en un tema que generó ruido en el oficialismo hace dos años cuando el Gobernador decidió desdoblar las elecciones.

El senador de Juntos por el Cambio escribió en ese punto: “El Poder Ejecutivo Provincial, en el acto de convocatoria electoral, deberá adherir al régimen de simultaneidad de elecciones previsto en el artículo 46 de la Ley Nº 26.571 y la Ley Nacional Nº 15.262, o aquellas que en un futuro las reemplacen, para una elección determinada”. A este artículo lo fundamentó de la siguiente manera: “Al adherir en simultaneidad a las elecciones nacionales, resuelve otra demanda de la sociedad que se ha visto obligada a votar hasta 6 veces en un mismo año. El acto de reafirmación institucional que implica convocar y realizar elecciones debe dejar de ser utilizado como parte de una estrategia política y de especulación”.

Internas

La paridad que plantea el autor es total. “Las listas de todas las agrupaciones políticas que presenten candidatos a diputados o convencionales, deben conformarse con precandidatos de diferente género de forma intercalada, desde el primer precandidato hasta el último suplente, de modo tal que no haya dos candidatos del mismo género en forma consecutiva”, dice el artículo 65. Y agrega: “Cuando se trate de nóminas impares, la diferencia entre el total de mujeres y varones no podrá ser superior a uno. Solo se procederá a la oficialización de listas que respeten los porcentajes equivalentes indicados. Asimismo, las listas de precandidatos a senadores deben conformarse alternando precandidatos de diferente género para los cargos de titular y suplente”.

Las listas de precandidatos; para poder participar en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias; deberán obtener la adhesión de afiliados partidarios, según la siguiente proporción:

- Adhesión a candidaturas para cargos provinciales: Gobernador, Vicegobernador y diputados provinciales; cinco por ciento (5%) del padrón de afiliados, debiendo incluir –en dicho porcentaje y en igual proporción- la adhesión de afiliados de por lo menos quince departamentos;

- Adhesión a precandidaturas a Senador Provincial: cinco por ciento (5%) del padrón de afiliados del departamento;

- Adhesión a candidaturas para cargos municipales, comunales o centros rurales de población: cinco por ciento (5%), en todos los casos computados del total del padrón de afiliados de la localidad correspondiente.

La ley tiene, aparentemente, vicios de la Ley Castrillón que durante años cuestionó el radicalismo.

El proyecto exige que la postulación de Gobernador y Vicegobernador debe ser conjuntamente con al menos 17 precandidaturas departamentales a senador, a razón de una por cada departamento; una lista completa de diputados titulares y suplentes; precandidaturas a presidente y vicepresidente municipal correspondientes a cada una de las ciudades cabecera de departamentos.

Esto es que todos los candidatos a gobernador deberán tener un candidato a intendente en todos los departamentos. Para las fuerzas más chicas este punto –seguramente - lo calificarán como una herramienta de proscripción; las fuerzas mayoristas –como lo han dicho ya – entienden que para un proyecto político provincial, de mínima, la propuesta debe tener un candidato a intendente en 17 distritos.

La iniciativa tiene cosas novedosas y originales. Por ejemplo pretende que el Poder Ejecutivo fije como fecha de asunción de las autoridades electas, el 7 de enero para el primer recambio de autoridades, realizado con posterioridad a la aprobación de este proyecto de ley.

A modo de sugerencia Bagnat deja un mensaje sobre la “alternancia” y propone terminar con la reelección indefinida de legisladores.

Dice el último párrafo del proyecto, esperanzador, pero difícil de aplicar: “Limitar la posibilidad de reelección indefinida del Poder Legislativo (art 54.), es también un acto de sana construcción democrática y permite instituciones más ágiles y a tono con las demandas”.

Proyecto completo
Fuente: Página Política

Claves

Lo que viene Reforma política

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles