Macri en Paraná,en la campaña que le permitió dar vuelta el resultado adverso de las Paso de 2019.
Macri en Paraná,en la campaña que le permitió dar vuelta el resultado adverso de las Paso de 2019.
Por primera vez desde la salida del poder de Cambiemos, un dirigente de la primera línea del radicalismo, como Alfredo Cornejo, lo dijo con todas las letras este martes: el ex presidente Mauricio Macri “no tiene margen para volver a ser candidato”.

Si los deseos del presidente del Comité Nacional de la UCR se hicieran realidad, afectarían en la provincia de Entre Ríos al sector más duro del macrismo, que no tiene un amplio desarrollo, pero que ya cuenta con un aspirante para suceder a Gustavo Bordet en 2023: el ex ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere. Fue el propio Macri quien lo alentó para tomar ese camino.

De familia radical, Etchevehere no ha tenido una militancia activa en la UCR de Entre Ríos. A principios de este año se afilió al PRO porque quiere seguir jugando en política como parte del ala dura de Cambiemos; el ala puramente macrista, que tiene exponentes como Patricia Bullrich, que le hablan al antikirchnerismo más primitivo de Cambiemos.

Dentro de Cambiemos de Entre Ríos hay dirigentes de la primera línea que no pueden entender cómo Macri todavía sigue insistiendo con un candidato tan antipopular en la provincia, sobre todo en las ciudades más grandes. Todas las mediciones que se han hecho en Paraná, donde radica su familia, han revelado una irremontable imagen negativa del ex presidente de la Sociedad Rural.

Sin embargo, también hay dirigentes de Cambiemos que le reconocen una cualidad que no abunda entre la dirigencia provincial: su desempeño como ministro y antes como presidente de la Rural –en ambos casos con un alto perfil político- le han granjeado una cuota de conocimiento importante. Un insumo básico para cualquier candidatura.

Macri sueña con la posibilidad de que su amigo entrerriano juegue en el distrito que supo recuperar como candidato a la reelección en octubre del año pasado, luego de que Cambiemos perdiera por 22 puntos en junio. La clave de esa recuperación en esos cuatro meses no fue la economía (todos los indicadores estaban en contra), sino la resistencia de una importante porción del electorado entrerriano al posible regreso del kirchnerismo al poder. El mismo electorado que le dio a Bordet el triunfo histórico del 57% en junio.
Con la ayuda de Macri y Cristina Pablo Bizai 09 Jun, 2020
Esa es la razón principal que mantiene con vida las expectativas de Cambiemos y en particular de los sectores menos moderados: las urnas confirmaron que en Entre Ríos es importante la porción antikirchnerista del electorado. Y, por estos días, leen que el gobierno de Alberto Fernández está abandonando sus buenos modales para “kirchnerizarse” cada vez más.

Pero además –y para disgusto de Cornejo- no pierden de vista un dato central: Macri fue el candidato a presidente que ganó en Entre Ríos. Con todo en contra. Por eso, por aquí nadie se atreve a bajarlo del escenario.

Está claro que falta mucho, pero esa es la foto que toman en esos días tan extraños de cuarentena extendida, amague de expropiación de una empresa vaciada y banderazos con barbijo y motivaciones difusas.
Moderados
Lo que domina en Cambiemos de Entre Ríos no es el ala dura. De hecho, el ex ministro de Interior, Rogelio Frigerio –que ha sido la figura más gravitante en la provincia desde el origen de la caolición en 2015- entiende que ante las posiciones más “extremas” del gobierno nacional se debe “ir hacia el centro”, porque “la gente no quiere más agresión”.

Los alineamientos con duros y dialoguistas no son tan automáticos en la provincia. El entrerriano Guillermo Bernaudo, ex secretario de Agricultura del gobierno de Macri, integró el partido de Patrica Bulrrich (Unión por la Libertad) antes de que la ex ministra de Seguridad pasara a ser presidenta del PRO nacional. Sin embargo, Bernaudo mantiene una buena relación con Frigerio, que es considerado por algunos sectores de Cambiemos de Entre Ríos (principalmente radicales) como el líder de los “peronistas en el PRO”, asociado como está a Emilio Monzó.
En qué anda Frigerio Pablo Bizai 06 May, 2020
Si Macri quedara fuera de juego, como desea Cornejo, se verían afectadas las chances de Etchevehere en Entre Ríos. O del propio Alfredo De Angeli, que el año pasado encabezó la lista para su segura reelección como senador (la obtenía aún si perdía) por pedido expreso del entonces Presidente. Pero nadie espera que De Angeli vuelva a buscar la gobernación.

Con Macri (como exponente del ala dura) debilitado, crecerían las chances de los candidatos entrerrianos moderados. Nadie ve por ahora a Frigerio ocupando ese espacio. Creen que terminará jugando en la Ciudad de Buenos Aires. Aunque nunca se sabe. Las elecciones de medio término del año que viene resolverán esa incógnita.

Si las cosas resultaran según el deseo de Cornejo y Frigerio se quedara en Buenos Aires, la oferta opositora para la sucesión de Bordet se libraría dentro de la UCR, y entre dos intendentes: Pedro Galimberti (Chajarí) y Darío Schneider (Crespo). Con buena imagen personal y gestiones para exhibir son, por estos días, las figuras de recambio más sólidas en Cambiemos. Aunque a los dos les falta instalación. Tienen tres años por delante y una pandemia por superar que, bajo esta mirada, será una prueba determinante.
Fuente: Página Política

Claves

Interna Cambiemos Macri Cornejo Frigerio Etchevehere Galimberti Schneider

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles