No todo lo que brilla es oro. A pesar de haber sumado, en las últimas PASO, 16 puntos con respecto a las elecciones de 2015, si resultara reelecto en las próximas elecciones generales con el mismo porcentaje histórico de votos el gobernador Gustavo Bordet no conseguiría más diputados de los que tiene actualmente.

Si en las elecciones del 9 de junio el Gobernador lograra su reelección con el 58% de los votos (el mismo porcentaje que en las PASO de abril) y su lista de candidatos a diputados obtuviera un porcentaje similar, Bordet estaría iniciando su segundo mandato con un bloque oficialista de 21 diputados provinciales.

Se trata de un número de votos peronistas en la Cámara Baja inferior al actual. Bordet asumió en 2015 con 18 diputados. El 42% de votos que reunió hace cuatro años le alcanzó para obtener la mitad más uno que le corresponde por la llamada cláusula de gobernabilidad de la Constitución provincial. Pero luego se sumaron dos de los cuatro diputados electos por el Frente Renovador y el bloque oficialista pasó a tener 20. No obstante, los otros dos diputados renovadores terminaron alineados con Bordet y votando en conjunto con la bancada oficial.

En los hechos, Bordet tiene en la actualidad 22 votos en la Cámara de Diputados.

Si algún problema tuvo Bordet en Diputados fue cuando la interna con su antecesor kirchnerista, Sergio Urribarri, metió la cola. Pero eso es parte del pasado. Ahora el peronismo se ha reunificado.

Es lo que explica la paradoja. Aunque fuera reelecto con el 58% -el porcentaje más alto que haya obtenido un gobernador en Entre Ríos desde la reapertura democrática de 1983- Bordet perdería un diputado culpa de la reunificación peronista.

La hipótesis se refuerza si se toma en cuenta que, para la categoría de diputados, el frente Creer obtuvo en las PASO 57% de los votos, un punto menos que para la categoría gobernador.
Todos unidos… perderemos una banca
A diferencia de lo que viene ocurriendo en las últimas tres elecciones provinciales (2007, 2011 y 2015) el peronismo no va esta vez dividido a las urnas. Y eso le impide luego reunificarse y alcanzar mayorías en la Legislatura que no expresan lo que se votó. Más información en la siguiente nota:
Cuando Entre Ríos tuvo lemas Pablo Bizai 24 Abr, 2018
En diciembre de 2019, en cambio, eso no ocurrirá. No habrá ya más margen para distorsionar la voluntad popular, dado que no habrá peronistas electos para desempeñar un rol opositor que se pasen luego y sin más, al bloque oficialista. Siempre, claro está, en la hipótesis de una reelección de Bordet. Más información en la siguiente nota:
Cambiemos suma
La paradoja se completa con Cambiemos. Si en junio se repitiesen los votos de las PASO, la alianza opositora sumaría un diputado.

En 2015, Cambiemos obtuvo 12 diputados. La bancada arrancó con 11, porque el diputado radical Ricardo Troncoso hizo bloque propio. Luego, un grupo de radicales se separaría del PRO y otros seguiría en la alianza. Pero eso ya es harina de otro costal.

Lo que importa aquí es que, con 40% de los votos en 2015, sentaron 12 diputados; y si en junio repiten el 34% de las PASO, Cambiemos lograría un bloque de 13 diputados.

Esto pasa porque la reunificación peronista elimina la tercera fuerza electoral con representación parlamentaria que viene estando presente en Entre Ríos desde 2003, con entre el 16 y el 18 % de los votos, que en estos años se tradujeron en bloques de entre 4 y 6 diputados. Más información en la siguiente nota: En las PASO se vio que las demás fuerzas políticas quedaron lejos siquiera de atenuar la fuerte polarización. El socialismo y la izquierda apenas superaron el 2%. No les alcanza ni para una banca. Más información en las siguientes notas:

Como Urribarri, ninguno

Aun cuando Bordet resultara reelecto con el 58% (el porcentaje más alto que haya obtenido un gobernador en Entre Ríos desde la reapertura democrática de 1983), nunca podrá gobernar con una Legislatura tan adicta como la que tuvo Urribarri en su segundo mandato, a pesar de haber sido reelecto por menos del 56% de los votos.

Es que, como se explicó en esta nota, la reunificación del peronismo le impide a Bordet distorsionar su representación en la Cámara de Diputados. El 58% (en rigor, el 57% del cuerpo de la boleta de diputados) no da para más de 21 bancas. Esa es la representación proporcional que corresponde.

Bordet no contará, como Urribarri en 2011, con seis diputados electos por una fuerza política opositora que, sin mediar una explicación política, luego se sumen a su bloque. En 2012 los diputados Diego Lara, Rosario Romero, Hugo Vásquez, Rubén Almará, Carlos Almada y Fabián Flores abandonaron a Jorge Busti y pasaron a votar con Urribarri, cuando habían sido electos por otro partido -el Frente Entrerriano Federal- para desempeñar un rol de oposición en la Legislatura, en medio de una pelea que había enfrentado con dureza a los dos exgobernadores.

Pero además, de repetirse el resultado de las PASO del 14 de abril, Bordet tampoco contará con un Senado monocolor como el del período 2011-2015, dado que hubo un departamento, Federación, en el que se impuso Cambiemos, por una proporción que parece difícil de remontar para el peronismo.

En suma, Urribarri gobernó durante su segundo mandato con el voto favorable de 17 senadores y 25 diputados (19 propios más 6 electos por el partido de Busti). De ser reelecto con las mismas proporciones de las PASO, Bordet contará con 16 senadores y 21 diputados.

Fuente: Página Política

Claves

Paradoja Bordet diputados Legislatura PASO

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles