La posible suspensión de las PASO para las elecciones del año que viene produce un daño evidente en Juntos por el Cambio (JxC), que necesita de la herramienta de las primarias para ordenar su interna en esta etapa opositora, donde los liderazgos se ponen en discusión.

Pero también representa una prueba para el Frente de Todos (FdT), la marca electoral inscripta en 2019 que expresa la reunificación del peronismo en Entre Ríos y en el país. Antes de esa unidad, la apertura de la interna decidida por el gobernador Gustavo Bordet en 2017 determinó que en las PASO para las legislativas de ese año se anotaran 10 listas. Ahora es distinto. Está el FdT y se supone que todas sus partes se necesitan entre sí. Cristina es una de esas partes (la principal) y, si la Jefa acompaña, sería lógico que nadie en nombre del kirchnerismo quiera salir a cuestionar la lista que arme Bordet para 2021.

La conformación del FdT selló un matrimonio por conveniencia. Poco hay de amor y mucho de necesidad en esa unión. Unos y otros están en un mismo barco y ninguno puede salvarse solo. Ese es el límite que encuentran las tensiones al interior de la coalición de gobierno.

Pero las diferencias siguen intactas. Algunos kirchneristas creen que Bordet debe su reelección al acuerdo que en febrero de 2019 selló con Cristina, con Alberto Fernández como negociador. Y hay sectores del gobierno provincial que leen todo lo contrario: podrían haber seguido en el poder sin necesidad de aliarse al kirchnerismo.

Hasta ahora se escucharon voces sólo a favor de evitar las primarias en el marco de la pandemia y la crisis económica de ella derivada. Eso han dicho figuras tan importantes dentro del peronismo provincial como Bordet; Enrique Cresto (el por estos días más firme aspirante a sucederlo) y el presidente de la Cámara de Diputados Ángel Giano (un kirchnerista/bordetista). Si no hay internas, habrá lista única ¿Cómo se arman las listas para asegurar un equilibrio en el FdT? Difícil de responder con tanto tiempo de anticipación.

Sería la segunda vez que se arma una lista común para el Congreso. La primera fue en 2019. La expectativa era llevar cuatro legisladores: dos diputados y dos senadores. Acordaron dos para Bordet y dos para Cristina. Pero Bordet aseguró los suyos poniéndolos a la cabeza de la lista: Edgardo Kueider en senadores y Marcelo Casaretto en diputados. En el segundo lugar quedaron dos mujeres kirchneristas: Blanca Osuna en diputados y Stefanía Cora en senadores.

Osuna entraba en cualquier caso, aún el de una derrota, porque la polarización aseguraba dos diputados para el FdT y dos para JxC sin importar cuál de los dos frentes ganara la elección.

El riesgo estaba en el Senado. Para renovar las dos bancas, el peronismo tenía que ganar. Era un riesgo remoto, si se tomaba en cuenta que en agosto habían ganado las PASO, aunque por un porcentaje mucho menor que el histórico 57% con el que Bordet había sido reelecto en las elecciones provinciales de junio.

La sorpresa del triunfo en Entre Ríos de Macri para las nacionales de octubre, cuando revirtió la derrota que había sufrido en las PASO de agosto, hizo que el kirchnerismo perdiera una banca. Con 29 años, Cora iba a ser la senadora más joven de la Cámara presidida por Cristina. Y su pertenencia a La Cámpora aseguraba la fidelidad de su voto.
Agrandar imagen
Pero su lugar fue ocupado por Stella Olalla, una dirigente radical enrolada en el espacio interno que lidera Atilio Benedetti, uno de los dirigentes de la UCR entrerriana política e ideológicamente más cercanos al PRO.
Agrandar imagen
En las elecciones de 2021, Entre Ríos vota sólo diputados. Se renuevan cinco bancas. Tres de Cambiemos, Atilio Benedetti (UCR), Alicia Fregonese (PRO) y Jorge Lacoste (UCR); y dos peronistas, Carolina Gaillard y Mayda Cresto.

Si se mantiene el escenario de polarización de los últimos turnos electorales, el partido que gana se queda con tres bancas y el que sale segundo con dos.

La lógica en una selección de candidatos del oficialismo a diputados nacionales es que el gobernador cuente en el Congreso de la Nación con dirigentes que le respondan. Lo mismo querrá el presidente Fernández. La sintonía de Bordet con Alberto es buena, por lo que no debería entonces haber ruido en este sentido.

El asunto es Cristina. Se presume que va a reclamar su turno de encabezar las listas en Entre Ríos, después de haber cedido ese lugar a Bordet en 2019. Algunos incluso creen que como esta vez sólo habrá una lista y no dos como en 2019, podría reclamar los dos primeros lugares. Y que el tercer lugar sea de Bordet, para obligarlo a militar la lista. En palabras de un cristinista, "para que esta vez no haga la plancha".
Fuente: Página Política

Claves

sin paso Peronismo Bordet Alberto Cristina

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles