¿Por qué tendría Sergio Varisco la posibilidad de ser reelecto este domingo? ¿Qué haría de Paraná una excepción a la ola de derrotas que viene sufriendo Cambiemos en todo el país?

Salvo la elección legislativa de Corrientes, todos los resultados de los comicios provinciales que se han dado en el año electoral han sido adversos para Cambiemos. La cadena de derrotas fue tan potente que alcanzó también a oficialismos de capitales de provincias como Córdoba (el peronismo no ganaba desde 1973) y Santa Rosa en La Pampa; y todo indica que la ciudad de Santa Fe correrá la misma suerte el 16 de junio.

¿Qué tiene Paraná de distinto como para no pronosticar un seguro triunfo del candidato peronista Adán Bahl?

Varisco tiene mucho en contra. O, si se prefiere, Bahl tiene mucho a favor: el contexto económico de crisis que motiva el castigo electoral a Cambiemos en todo el país; compite contra un intendente que está procesado en una causa por narcotráfico y que insólitamente fue noticia por haberse colgado de la luz. Y, lo más importante de todo, Bahl lleva en su boleta al gran elector en la provincia: el gobernador Gustavo Bordet, que en las PASO aventajó por 25 puntos al candidato a gobernador de Cambiemos, Atilio Benedetti.

En las primarias del 14 de abril, Bordet le sacó una ventaja de 28.930 votos a Benedetti en Paraná. En cambio, Varisco no tiene a nadie que lo arrastre.

En las PASO Benedetti reunió 42.407 votos en Paraná y Varisco, 32.858. Pero la suma de los tres precandidatos de Cambiemos a la intendencia dio 56.453. Hubo 14.046 votos a intendente de Cambiemos que no fueron a Benedetti.

En esa misma elección, Bordet juntó 71.337 votos en Paraná y Bahl 43.403. La suma de los siete precandidatos del peronismo a la intendencia dio 64.250. Hubo 7.087 votos que eligieron a Bordet y que no fueron a ningún precandidato a intendente peronista.

Varisco no tiene quien lo arrastre y tampoco oculta su pertenencia a Cambiemos, como han hecho otros candidatos en otras provincias. Pero tiene posibilidades de ser reelecto. Al menos eso es lo que sostiene casi todo el arco político, con algunos matices: el 9 de junio no habrá sorpresas en el orden provincial, pero en Paraná el pronóstico es más difícil, aseguran radicales, peronistas y macristas.
¿Poco margen?
Naturalmente, en el varisquismo dicen que ganan. Pero en Cambiemos hay quienes asumen la posibilidad de una derrota, aunque por pocos puntos. Y en el entorno de Bahl confían en un triunfo más bien holgado. Pero nadie se juega mucho públicamente.

Con todos sus problemas, Varisco tiene a favor la intensa obra pública que viene desarrollando en el último año en varios frentes simultáneos. También una valiosa cualidad personal, reconocida por amigos y enemigos: es un incansable trabajador de la política. Y posee un pragmatismo de hierro para tejer acuerdos que le han permitido penetrar en territorios que otrora eran dominios casi exclusivos del peronismo.

Este es, justamente, un reproche que se ha repetido mucho en los últimos años desde las bases peronistas hacia una dirigencia del PJ “aburguesada” de tantos años en el poder. De hecho, el propio Bahl no se distingue entre la dirigencia local del PJ por su trabajo territorial. Tiene más bien el perfil de un eficiente gestor de la política en sus altas esferas. Es una imagen forjada por tantos años al mando del estratégico ministerio de Gobierno de la provincia, primero con Jorge Busti y después durante los dos mandatos consecutivos de Sergio Urribarri.

Curiosamente, Cambiemos no explotó todo lo que podía esperarse este vínculo tan estrecho de ocho años entre Bahl y Urribarri. A diferencia de lo que ocurrió en las PASO, en esta campaña se bajaron los niveles de confrontación. De ambos lados.

A pesar del imponente despliegue publicitario que puebla de gigantografías con su rostro a las calles de la ciudad, Bahl sigue teniendo un nivel de conocimiento inferior al de Varisco. No se trata de una figura rápidamente identificable, como podría ocurrir con el peronista Julio Solanas que, como Varisco, gobernó la ciudad en dos oportunidades. Tampoco reúne Bahl el carisma del actual diputado kirchnerista. Aunque quizá esto último resulte finalmente una virtud en una época de liderazgos signados por la moderación, como el de Bordet.
Contención
El 14 de abril, las siete listas de la interna del PJ sumaron en Paraná 64.250 votos. Las tres listas de Cambiemos, 56.453. La diferencia fue de 7.797 votos.

Tras la interna, Bahl logró una foto con todos sus rivales y, la semana pasada, con todos los referentes con peso histórico de la siempre compleja interna del PJ de Paraná. Pero la lista de candidatos a concejales que lo acompaña es toda suya, sin apertura para la contención de otros espacios internos.

Obligado por las reglas internas de Cambiemos (que no existen en el PJ) Varisco sumó a cuatro candidatos a concejales del PRO que en la interna fueron en la lista que propuso al concejal Emanuel Gainza para la intendencia.

Esa integración de minorías no garantiza la automática traslación a Varisco de los 20 mil votos que obtuvo el macrismo en Paraná. Es más, siempre se especuló con la posibilidad de que el propio Bahl pueda verse beneficiado con una franja de esos votos a Gainza que en la interna buscaron castigar a Varisco.

Tampoco una foto de unidad le garantiza a Bahl cerrar las viejas heridas de una interna peronista que se pasa factura cada cuatro años en las elecciones municipales; o el acompañamiento del voto kirchnerista, que no es poco en la ciudad y que en el orden local no fue integrado del mismo modo que en el provincial.

Bahl tiene a su favor que en una ciudad del tamaño de Paraná las internas o los acuerdos y desacuerdos que haga la dirigencia poco pueden incidir cuando se forma una ola nacional tan grande como la que viene golpeando a Cambiemos en todo el país.

Por este contexto y por competir en la boleta de Bordet, Bahl es quien, como en el fútbol, juega con la presión de ganar. Si no lo hace, se frustrará otra vez su proyecto provincial. Y Varisco, además de convertirse otra vez en noticia nacional, se ubicaría dentro de la UCR en la primera fila de largada para la gobernación en 2023.
Fuente: Página Política

Claves

Paraná Varisco Bahl Bordet Benedetti

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles