Al diputado provincial Esteban Vitor no le sale actuar. Cuando Página Política le pide una visión sobre el escenario electoral entrerriano, dice que lo observa con un “moderado optimismo”.

El hombre de confianza del ministro Rogelio Frigerio, sabe que el derrumbe de la economía pesará en la elección provincial. Pero considera que el gobernador Gustavo Bordet está mucho más débil de lo que parece y que por eso se ve obligado a marcar distancia de su antecesor, Sergio Urribarri. Observa que la puja entre los dos frentes mayoritarios pasará por seducir a los votantes desencantados de Cambiemos, que le dieron en 2017 el triunfo con el 53% de los votos en Entre Ríos.

Vitor entiende que Cambiemos está mucho mejor armado para dar esa pelea que en la última elección provincial. “Cambiemos es más competitivo que hace cuatro años”, afirma. Y argumenta: “Tenemos100 listas más que en 2015, y con un desarrollo territorial que no teníamos hace cuatro años, con 29 intendentes, 56 juntas de gobierno. El cierre de 2015 fue un poco traumático (cuando la UCR se queda sin candidato a gobernador) y eso hizo que no armáramos listas en los departamentos Feliciano, San Salvador y Colón. También tenemos candidatos muy competitivos en donde no somos gobierno: Gualeguaychú, Concepción del Uruguay, Concordia. Dentro del departamento Paraná: en María Grande, Seguí, Hasenkamp”.

De las intendencias que gobiernan, donde mejores perspectivas electorales tienen, según Vitor, es en Chajarí, Crespo, Ramírez, Basavilbaso, La Paz, Victoria y Gualeguay. “Son lugares donde hemos hecho gestiones excelentes y creemos que vamos a hacer una diferencia importante”, destaca el dirigente de PRO que encabeza la lista de candidatos a diputados provinciales de la fórmula Atilio Benedetti – Gustavo Hein.

-¿Qué significa para PRO llevar los candidatos a intendente de Cambiemos en las tres ciudades más importantes de la provincia después de Paraná?
-Muestra el crecimiento que ha tenido el partido, la fortaleza que vamos teniendo y el aporte que hacemos dentro de Cambiemos. Nos complementamos muy bien: la UCR tiene presencia arraigada donde no tenemos desarrollo territorial; y donde el radicalismo ha retrocedido, como el caso de Concordia, Gualeguaychú y Concepción del Uruguay, tenemos candidatos muy competitivos. Y creemos que podemos ganar.

-¿Dónde se tienen más fe?
-En Concepción del Uruguay, el retiro de (José) Lauritto de la contienda nos otorga más posibilidades. Pero creo que en Gualeguaychú también, porque tenemos una propuesta muy buena, seria y plural. Ahí perdimos por menos de 200 votos la intendencia en 2015 y el Nuevo Espacio fue la tercera fuerza. Ahora integran el frente con Cambiemos. Estoy seguro que vamos a estar palmo a palmo peleando la intendencia. Y en Concordia también, que es un lugar muy difícil, bastión peronista con el segundo índice de pobreza más alto del país. Pero creemos que Roberto Niez está muy competitivo, cabeza a cabeza con (Enrique) Cresto. Creo que la gente sabrá valorar las obras muy importantes que ha hecho el gobierno nacional.

-¿Y Paraná? Es un escenario complejo para Cambiemos.
-Es complejo sí, pero es abierto y no se puede predecir. (Sergio) Varisco se ha fortalecido mucho en los últimos tiempos, tuvo mucho impacto la obra pública. Lo de Emanuel (Gainza), que es un excelente cuadro (del PRO), expresa un trabajo de muchos años en los barrios, con una propuesta muy buena. Creo que va a tener muchos votos de sectores jóvenes. Sumado los votos de Gustavo Curvale (UCR), entre los tres, yo creo que en las PASO vamos a estar arriba de los votos del peronismo.

-Cambiemos pudo haber crecido en territorialidad y armado respecto de 2015. Pero el contexto económico es muy desfavorable en comparación con el que había en el triunfo electoral de 2017 ¿Cómo cree que impactará la crisis en la elección provincial?
-Hay que ver qué va a priorizar el elector. No miramos para otro lado, sabemos que estamos en una situación económica compleja. Pero no nos podemos olvidar que fue heredada del kirchnerismo que nos dejó un país prendido fuego, con índices de pobreza altísimos, sin pagar las cuentas en el exterior y con focos de corrupción enquistados en el Estado. Creo que la gente también va a poner eso en la balanza.

-¿De qué modo?
-Por la relación de Bordet con Urribarri y Cristina. Bordet llega en 2015 de la mano de Urribarri, que sigue con poder y con relación con el Gobernador, a pesar de que la nieguen. De hecho, muchos funcionarios de Urribarri siguieron en este gobierno y, si se le pregunta a Cristina a quién hay que votar en Entre Ríos va a responder a Bordet. Eso explica también la continuidad de Urribarri en la presidencia de la Cámara de Diputados.

-¿Cómo interpretó la entrevista que dio Bordet a La Nación este fin de semana?
-El esfuerzo que hace el Gobernador por separarse de Urribarri demuestra que la elección se está peleando palmo a palmo. Al marcar distancia de Urribarri, Bordet está queriendo buscar votos en sectores de Cambiemos que pueden estar desencantados. Es un voto claramente no kirchnerista y no urribarrista. Pero son lo mismo. Y Urribarri tiene una gran influencia en el gobierno.

-¿En qué áreas?
-En los negocios más grandes que tiene la provincia, donde más plata se maneja, siempre hay gente de Urribarri. En el leonino contrato de agente financiero del Banco de Entre Ríos, que vengo denunciando, ni Urribarri ni Bordet han dicho nada. Yo se lo he planteado personalmente al Gobernador. Fíjese que el representante en el directorio por el Estado es el contador Diego Valiero, que fue ministro de Economía de Urribarri. Se pagaron 600 millones de pesos de comisiones en 2018. Es el contrato más importante que tiene la provincia y seguimos atentos porque habría intención de no llamar a licitación en 2020 y no pasar el tema por la Legislatura.

-¿Dónde más?
-En otras cuestiones donde se maneja plata. La Lotería, por ejemplo. El titular, Silvio Vivas, es un hombre que trajo Urribarri de la provincia de Buenos Aires, allegado a Cristóbal López. Y sigue. En el mayor de los silencios, sigue. Este tipo de cosas demuestran la connivencia que tienen Urribarri y Bordet, a pesar de que se niegue. El ministro de Economía, Hugo Ballay es un hombre allegado a Urribarri. Lo mismo el contador (Luis) Erbes, muy cuestionado también. Y Bordet sabe quién es Erbes y sin embargo sigue.
Fuente: Página Política

Claves

elecciones Vitor PRO Cambiemos Bordet Urribarri

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles