Por José Cáceres (*)

A pesar de que los sectores populares, jubilados, trabajadores y los más vulnerables, sufren el ajuste que implementa el gobierno nacional, que a contramano de sus promesas electorales de "Pobreza Cero" ha aumentado la pobreza, la desocupación, la indigencia y empeorado las condiciones de vida del pueblo, los datos elaborados por el propio gobierno nacional, demuestran la necesidad de que en Entre Ríos continúe gobernando el peronismo. El dato de que ha disminuido la mortalidad infantil a niveles históricos en la provincia nos enorgullece.

Para aquellos que dicen estar hartos de que a la provincia la gobiernen los peronistas le recordamos que, para el peronismo, históricamente fiel a los que nos enseñó Evita, los únicos privilegiados son los niños y niñas. Y es tan así que en estas últimas gestiones donde hemos gobernado la provincia, no sólo ha disminuido la mortalidad infantil, sino que nuestra provincia se encuentra por debajo de la media nacional. El esfuerzo realizado por el gobernador Gustavo Bordet, quien, delegando a la ministra de Salud Sonia Velásquez, tomaron la decisión de hacerse cargo de las políticas sanitarias que el gobierno de Mauricio Macri decidió ajustar o directamente abandonar, ha dado sus frutos. Y, en consecuencia, a contramano de lo que sucede en el país, donde aumenta la mortalidad infantil, en Entre Ríos, baja.

Según datos de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud de la Nación, en nuestra provincia la mortalidad de menores de un año ha disminuido en un 66,3% a lo largo de 27 años. Para que nos hagamos una idea, de 24,3 fallecidos por mil nacidos vivos en 1990, se pasó a 8,2 en 2018 pasando a tener la tasa de mortalidad infantil más baja de la historia y teniendo menos mortalidad infantil que la media nacional, que es de 9,3 por mil nacidos vivos.

La aplicación de las políticas neoliberales de Macri tiene graves consecuencias. La tasa de mortalidad infantil a nivel nacional, según organismos internacionales, en el año 2016 quedó estancada, mientras que, en el resto del mundo, tiende a bajar. A partir del año 2016 -primer año del gobierno de Macri- a pesar de que esta tasa estuvo bajando 8 años consecutivos, quedó estancada, cuando la tendencia natural (por los avances médicos, la mejor nutrición, etc.) tiende a bajar. Este estancamiento en los datos duros a nivel nacional no puede verse separado del crecimiento de la pobreza, y de la caída en el consumo de proteínas y leche, o de los inviernos más crudos por la dificultad de los más humildes para calefaccionarse debido al aumento en las tarifas. Ramón Carillo afirmaba que “frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas”, sentencia esta que con las políticas de ajuste y exclusión de la Alianza Cambiemos parece ser lamentablemente cierta para los argentinos.

En este duro contexto nacional, Entre Ríos, ha logrado una mejora estadística y un mejor acceso a la salud pública logrando un registro histórico en la baja de la mortalidad infantil. Este es un hecho que define a nuestra gestión. Este registro histórico me enorgullece como peronista, ya que demuestra que el gobierno de Bordet a lo largo de su gestión y en los hechos concretos ha levantado la bandera de la Justicia Social, en la enorme adversidad que significa gobernar con un presidente de otro signo político que se encuentra en las antípodas ideológicas del peronismo.

La baja en la mortalidad infantil en la provincia se logró a medida que se lograba el ordenamiento de las cuentas públicas y con el compromiso con los trabajadores de que no sean ellos la variable de ajuste. Las políticas sanitarias en Entre Ríos abordan la Salud como un derecho humano básico. Esto sólo se pudo hacer con la clara decisión política de nuestro gobierno provincial. Se implementó un verdadero reordenamiento del sector sanitario, no sólo basándose en las capacidades y complejidades de las maternidades públicas, sino también en dotar de equipamiento, insumos e infraestructura a estos establecimientos, teniendo como máxima la necesidad de que todas las mujeres poseen el derecho humano de acceso al control prenatal durante la gestación, y una atención especializada en el parto.

Por último, no puedo dejar de señalar la importancia de que la compañera Laura Stratta sea la futura vice gobernadora. Entiendo claramente que la disminución de la mortalidad infantil está íntimamente relacionada con las políticas sociales llevadas adelantes desde el Ministerio de Desarrollo Social, al punto tal, que la propia UNICEF reconoció públicamente las políticas de protección a la niñez llevadas adelante, sobre todo el haber elaborado un Padrón Único Alimentario, elaboración recomendada por el Observatorio de Políticas Sociales y la Universidad Nacional de Entre Ríos, para mirar la calidad de las políticas alimentarias y ver si realmente le llegaba la ayuda a los destinatarios. Como afirmaba Ramón Carillo: “No puede haber política sanitaria sin política social”. Y esto también claramente lo entendió nuestro gobierno provincial.



(*) Secretario General del Consejo Provincial del Partido Justicialista de Entre Ríos. Ex vicegobernador de la provincia. Candidato a Diputado Provincial del Frente Justicialista Creer Entre Ríos.
Fuente: Página Política

Claves

OPINIÓN Cáceres

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles